Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado a puñaladas en Torrelodones un empresario de hostelería de Ávila

Constancio García Fuentes, empresario de hostelería de Ávila de 59 años, fue hallado muerto, "cosido a puñaladas", en su domicilio de Torrelodones, según informó ayer la Comandancia de la Guardia Civil. La víctima, que se había sido degollada y que estaba en medio de un gran charco de sangre, no respondía a las llamadas de los familiares, lo que les alertó de que algo malo le podía haber ocurrido. Este homicidio eleva a 47 las muertes violentas registradas en la región en lo que va de año.

El macabro hallazgo se produjo sobre las nueve de la noche en el domicilio que tenía Constancio García en las viviendas 4 y 5 del número 3 de la calle de Rufino Torres, cerca del Ayuntamiento y a unos treinta metros de la autovía de A Coruña (A-6).

Los familiares, al ver que el hostelero no respondía las llamadas a su teléfono móvil, avisaron a la Guardia Civil. Los agentes intentaron entrar en el domicilio, pero, al estar la puerta cerrada, se pusieron en contacto con un familiar del dueño de la casa.

Cuando accedieron al interior, hallaron el cadáver de García en el suelo. Los investigadores creen que la víctima llevaba poco tiempo fallecida. La vivienda no estaba revuelta, según fuentes del caso. Eso sí, faltaban objetos de valor y dinero en efectivo. Uno de los cajones de la cocina estaba abierto. Las primeras investigaciones apuntan a que el homicida debía de ser conocido por la víctima, ya que la puerta de acceso a la vivienda no había sido forzada. También estaban intactas las ventanas.

Sin ruidos

Ambos pisos habían sido unidos por el fallecido. Se encuentran en un pequeño bloque de viviendas de 12 propietarios que fue entregado hace unos cinco años. Los vecinos de García aseguraron ayer que éste se prodigaba poco por la urbanización y que acudía en general solo a la vivienda. "No hemos oído ningún ruido ni nada que nos hiciera pensar en lo que ocurría aquí al lado", comentó una vecina de la calle de Rufino Torres. "Se dejaba ver tan poco que me cuesta ponerle hasta cara", añadió.

Los familiares de García acudieron ayer por la mañana al Instituto Anatómico Forense, donde le fue practicada la autopsia al cadáver. Todos dijeron que desconocían qué es lo que le pudo pasar al hostelero, ya que solía llevar "una vida muy independiente".

Estaba soltero y era el mayor de cuatro hermanos. Al igual que éstos, residía en Ávila durante toda la semana. Tan sólo los miércoles acudía a su vivienda de Torrelodones. El hostelero, hombre muy conocido en Avila que tenía relaciones en los ambientes taurinos y del mundo del espectáculo. será enterrado en Ávila, tras ser velado el cadáver en el tanatorio Isabelo Álvarez.

García era el dueño de la hostería Bracamonte, en la abulense calle de Bracamonte, número 6. Se trata de un establecimiento de dos estrellas con 18 habitaciones. Se encuentra cerca de las murallas de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de agosto de 2006