Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los secretos de 'Anatomía de Grey'

La tercera temporada de la popular serie médica que emite Cuatro ya está en pleno rodaje en Estados Unidos

Grandes dosis de Friends con unas gotas de Sexo en Nueva York en un escenario propio de Urgencias. Ésa es la mezcla perfecta que ha hecho de Anatomía de Grey un éxito de la cadena ABC. Cuatro emite actualmente los martes (21.55) la segunda temporada de la ficción -y en el futuro también la tercera- con notables índices de audiencia. Así, el segundo capítulo de la semana pasada fue seguido por más de 1.500.000 espectadores (13,7% de cuota). Sin embargo, en Estados Unidos su popularidad pilló a todos por sorpresa. Como señala su creadora, Shonda Rhimes, su deseo era hacer una serie como las que a ella le gustaría ver con sus amigas. Y lo único que escuchó fue un lánguido: "¡A quién le interesa otra serie de médicos!".

MÁS INFORMACIÓN

"Es mucho más que eso", dice Patrick Dempsey, el doctor Derek Shepherd en la serie. "Lo tiene todo. Un reparto coral, una buena historia, nada de violencia y mucho sexo, además de mucha sangre y buena música", resume con humor un actor al que se le olvida mencionar el atractivo del grupo de amigos recién salidos de la universidad que protagonizan una ficción que sigue sus amores y relaciones durante sus primeras prácticas en el Hospital Grace de Seattle (EE UU).

"La mayor diferencia es que en las series de hospitales tratan a los médicos como dioses, mientras que aquí los protagonistas no son ni médicos, son internos en prácticas con sus errores, incluso idioteces, pero que en esa misma escena te pueden hacer llorar con su humanidad", aporta Ellen Pompeo, la figura que le da alma y voz a esta serie, además del apellido de su personaje, Meredith Grey.

Una media de 20 millones de espectadores corroboran en Estados Unidos la opinión positiva de los que hacen posible la serie, una cifra que coloca Anatomía de Grey entre las cinco de mayor audiencia. Su público, según las encuestas, tiene un alto nivel adquisitivo y en su mayoría está entre los 18 y los 49 años. El 67% son mujeres. "Lo gracioso es que los hombres también lo ven, pero prefieren no decirlo públicamente", bromea Pompeo. "Mi deseo era hacer una buena serie, sin artificios, al estilo antiguo, como se hacían en los mejores años de la televisión y ahora se vuelven a hacer", confiesa Rhimes, una mujer negra a la que le gusta hablar sin rodeos y que en la puerta de su despacho tiene un cartel que reza: "Prohibido el paso a los quejicas".

Bajo su dirección trabajan 10 guionistas (con dos nuevos en la tercera temporada) donde de manera peculiar en Hollywood sólo tres son hombres. Rhimes dice que no buscó esta diferencia aunque le gusta, lo mismo que no buscó la diversidad racial del reparto pero fue algo natural. "La serie es un fragmento del mundo en el que vivimos", comenta Isaiah Washington, el doctor Preston Burke, que se chiva del apodo que le han puesto a Rhimes el resto del reparto: Diosa.

Una divinidad que les hace trabajar duro, con una media de ocho días de rodaje por episodio, jornadas de 14 a 16 horas que se extienden 10 meses del año. Los ojos rojizos de Dempsey son fruto del final de rodaje del tercer episodio de una tercera temporada que ya tiene escritos los guiones hasta el sexto episodio. Pero nadie suelta prenda. "Los hombres me aconsejan que siga con mi esposa", comenta Dempsey de una de las tramas románticas, mientras que Pompeo, el objeto del deseo extramarital del doctor, asegura que a ella los fans le aconsejan por igual entre McDreamy, el apodo de Dempsey, y el buenazo de Finn Dandridge, que interpreta Chris O'Donnell.

Los intentos de proteger las tramas de los curiosos llega a extremos tales que los extras reciben guiones falsos hasta el último minuto y los actores llegan a rodar escenas claves sin saber cuál será la decisión final de sus personajes. "Las lecturas de guión son cada vez más tormentosas", comenta Dempsey no demasiado contento. Con quejas y todo, lo que es cierto es que el éxito de Anatomía... se mantiene y que al menos sobre el papel el compromiso es para seis años. "Ahora son todos tan conocidos que está llegando el momento de los aumentos", indica con nerviosismo un portavoz de los estudios Disney, productores de la serie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de agosto de 2006