Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DANZA

Aída Gómez presenta una versión libertaria de 'Carmen'

La coreógrafa aporta una nueva visión novedosa y contemporánea del personaje en el espectáculo que ofrece en el teatro Albéniz de Madrid.

La bailarina y coreógrafa Aída Gómez (Madrid, 1967), Premio Nacional de Danza 2004 y ex directora del Ballet Nacional de España, se presenta a partir del próximo miércoles 23 y hasta el domingo 3 de septiembre en el teatro Albéniz de Madrid con su particular y novedosa versión de Carmen, el personaje inmortalizado por la novela romántica de Merimée y que repetidas veces ha sido llevada al teatro lírico, la danza y el cine, demostrando la vigencia del arquetipo de la cigarrera.

En su larga trayectoria escénica, Aída Gómez se ha enfrentado varias veces a personajes de fuerte carácter como Carmen. De hecho, José Antonio Ruiz creó para ella una Carmen compleja y singular. Por otro lado, Aída ha seguido de cerca la evolución de la Carmen de Antonio Gades, desde el filme con Carlos Saura al producto escénico que es ya hoy un clásico del ballet español moderno: "En realidad reconozco la influencia de esas dos, la de Gades y la de José Antonio. He trabajado largamente con ambos coreógrafos, y conozco sus estilos, sus maneras de crear y de aproximarse a la danza".

Una vez reconocidas estas influencias, puntualiza: "Pero no he querido enfrascarme en una búsqueda del pasado, he preferido no ver otras versiones de la obra. Sí he vuelto a leer el libro de Merimée y he oído la ópera de Bizet para buscar los fragmentos que más se adecuaran a mi idea de la obra y el personaje". La Carmen de Aída Gómez cuenta con 20 bailarines en escena: "Es difícil ya hoy día trabajar sobre el personaje de Carmen; está muy trillado, manipulado, versionado... Y ahí está el reto. Para mí lo más importante es lograr aportar algo nuevo, una visión que sin desdeñar el pasado, el argumento, la tradición, dé la idea de la Carmen contemporánea y comunicativa con relación a los problemas vitales de la mujer de hoy, que si me apuras, en muchos aspectos, son los problemas de siempre".

A la hora de la música, no dudó: "Acudí a José Antonio Rodríguez, cuya formación musical se complementa con sus profundas raíces en el flamenco; a su trabajo unimos instrumentalizados por el maestro Miguel Roa los fragmentos de Bizet que resultaban "inevitables", como la La Habanera".

El guión parte de los recuerdos. "Tomé la decisión del flash-back, que era arriesgada. Todo sucede tras un instante de tragedia final, de modo que esa mujer repasa sus aventuras y avatares. Es la influencia del cine. El haber hecho cine me ha cambiado mucho la óptica de cómo hacer teatro". Para ello contó con un solvente director escénico. "De común acuerdo con Emilio Sagi llevé la acción a la óptica femenina. Caractericé un trío entre Don José, Carmen y el Torero, pero manteniendo a los hombres en un segundo plano que a su vez resaltaban los registros femeninos de la obra", explica la coreógrafa que también reconoce haberse sentido "muy comprendida" por el diseñador de vestuario, Miguel Crespi. El diseñador y modista de alta costura ha usado materiales modernos, como el denim (tela vaquera) y los teñidos texturados. Con la escenografía, mucha síntesis: "Fue una decisión mía: ir a lo práctico, los elementos imprescindibles. El resto debemos hacerlo los bailarines".

Tras Madrid, la aventura internacional: "Después del Albéniz nos vamos con la Carmen al Acrópolis de Atenas. También haremos Bangkok y Filipinas para volver a la gira española con Santander y Almería, entre otras ciudades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de agosto de 2006