Panrico entra en pérdidas en 2005 por los costes de reestructuración

El año 2005 fue convulso para Panrico. Además de cambiar de dueños, el grupo de los Donut, propiedad hoy de Apax Partners, entró en números rojos. Según arrojan las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, la empresa registró unas pérdidas de 589.000 euros, frente a los 22,6 millones de euros de beneficio obtenidos el año anterior, a raíz de los costes derivados de su plan de reestructuración.

El verano pasado, la firma de capital riesgo Apax Partners valoró Panrico en 900 millones y se la compró a la familia Costafreda, La Caixa y el Banc Sabadell, aunque mantuvo a Albert Costafreda en la presidencia no ejecutiva y a Joan Cornudella al frente de la gestión.

Su plan apuesta por un plan de crecimiento que permitiría al grupo alimentario duplicar su tamaño y alcanzar los 1.000 millones de ventas netas en 2010. Con este objetivo, los gestores pusieron en marcha una reestructuración que aumentara la rentabilidad de la compañía, un plan que, según las cuentas del pasado ejercicio, está teniendo sus costes para el grupo, que no ganó dinero en 2005.

Las pérdidas registradas al cierre de 2005 suman 589.000 euros, cuando en 2004 se habían declarado 22,6 millones de beneficios. Aunque el informe de gestión de la compañía correspondiente al pasado ejercicio augura que la reorganización de actividades, tanto en la fabricación como en la red de ventas, producirá un "incremento importante de los resultados".

El mismo informe afirma que el cambio de dueños deja a Panrico "en disposición de generar un mayor volumen de negocio para mejorar la rentabilidad a través del crecimiento orgánico y adquisiciones de nuevas compañías". A este respecto, las ventas netas superaron en un 9% las del año anterior, con unos ingresos totales de 486,17 millones de euros, debido a la mejora de las ventas en las líneas clásicas del negocio y también a los nuevos productos, con lanzamientos como el Donut Light Bombón o un nuevo proyecto para reformular el pan de molde.

Gastos extraordinarios

Pero, pese a los esfuerzos por moderar los gastos, sobre las cuentas pesa un resultado extraordinario negativo de 34,05 millones, "como consecuencia de la dotación de los nuevos planes de reestructuración, lo que ha provocado unas pérdidas antes de impuestos de aproximadamente tres millones de euros", según la compañía. Concretamente, de 2,7 millones. Panrico atribuye este resultado a los gastos extraordinarios, que principalmente se remiten a las provisiones para reestructuración, con una dotación por 30,16 millones.

La reestructuración ha tenido dos partes. Una primera de racionalización de la actividad logística y de distribución ya arrancó con un plan estratégico en 2004, que estimó el desembolso necesario en 18 millones. Según la memoria de Panrico, el plan se dio por "terminado" a 31 de diciembre de 2005. Quedan pendientes de liquidación 4,1 millones, que se liquidarán durante 2006. En 2005 echó a andar un nuevo plan estratégico centrado en racionalizar la gestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50