Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consumo de agua en la Comunidad de Madrid es un 11,35% inferior al del año pasado

Los madrileños han aprendido a vivir pendientes de la lluvia y a tomar conciencia de que las reservas de agua no son infinitas. Nuevas rutinas domésticas como cepillarse los dientes con el agua cerrada, ducharse y no bañarse, o no usar el inodoro como papelera han logrado que el consumo de agua en la región haya disminuido un 11,35% respecto al año anterior, según el Canal.

Los detalles de cada uno sumados suponen un ahorro de 45,20 millones de metros cúbicos de agua respecto al consumo del año anterior. Suficiente para abastecer durante un año a una población de 440.000 habitantes. Pese a los nuevos hábitos, la sequía mantiene las reservas de agua al 47,94% de su capacidad, prácticamente igual que en la misma época de 2005.

Cada madrileño consume hoy unos 155 litros de media al día, por debajo de la media española, situada en 171 litros, pero casi el doble de lo recomendado por la OMS. "La campaña ha superado con creces las expectativas, los madrileños han tomado este problema como una cosa de todos y han estado a la altura", dicen desde el Canal. Según esta empresa pública, el consumo de la región es de los más bajos de España y se basa principalmente en el uso doméstico, de organismos e industrial. "La respuesta de las empresas también ha sido muy buena", dicen.

Si se conectaran en línea recta todas las tuberías, el Canal de Isabel II podría canalizar el agua de la región hasta Santiago de Chile. Un trazado de 12.000 kilómetros. Pero los chilenos no recibirían todo el agua de Madrid. Por el camino, y debido al mal estado de las tuberías, se perdería aproximadamente un 10%.

Un dato que no es alto respecto a la media española. Además, el Canal asegura que ha revisado 3.300 kilómetros de las instalaciones para reparar las fugas. "Es inevitable que se rompan de vez en cuando tuberías, sucede igual que en las casas. Pero a pesar de todo, no representan pérdidas importantes. Madrid es la comunidad que menos pérdidas tiene", dicen. "En la región no hay despilfarro", dicen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de agosto de 2006