_
_
_
_
Reportaje:

Japoneses que cambian de opinión

El 95% de los turistas nipones cree que Madrid es un ciudad peligrosa. Tras visitarla, sólo lo piensa un 15%

Daniel Verdú

Una pareja de turistas japoneses pasea tranquilamente por la plaza Mayor. Contemplan encantados la fachada de los edificios. Dicen que Madrid les parece muy segura y que no tienen miedo. Sin embargo, durante la breve conversación, ella se aferra fuertemente a las asas de su bolso y sonríe forzadamente mientras mira de reojo a ambos lados. Llegaron hace dos días y no las tienen todas consigo. Un 95% de los japoneses con intenciones de visitar Madrid cree que la capital de España es un sitio peligroso. Sin embargo, dice el Ayuntamiento que sólo el 15% de los que vienen, vuelven a su país con esa idea negativa. Cada año, unos 150.000 japoneses visitan la capital.

Ayer el coordinador general de Seguridad del Ayuntamiento, Jesús Mora, presentó un servicio de traducción simultánea a varios idiomas que desde hace un mes usa la policía. El invento consiste en una central telefónica donde varios traductores hacen de intérpretes de las demandas de los turistas a la Policía Municipal. Durante todo el día hay traductores de japonés, inglés, francés, árabe y rumano. Los rusos, chinos o búlgaros sólo 12 horas. Por cuestión de presupuesto. Este servicio se ofrecerá, principalmente, en los distritos céntricos de la capital, y se complementa con la información que la embajada japonesa da a sus ciudadanos sobre las zonas conflictivas de la ciudad.

El turismo de Japón ha aumentado un 28%, y los robos han disminuido un 38%

La presentación del sistema de traducción se centró en el público nipón y se enmarcó dentro de la Operación Japón que la Policía Municipal está llevando a cabo para prevenir los robos a los turistas del país asiático. Este año han bajado el 43,75%, pero los japoneses siguen siendo el blanco preferido de los ladrones. Según Mora, porque "es un turista fácilmente atracable". Y para muestra, la historia del marroquí detenido la semana pasada, que se hacía amigo de dichos turistas, les invitaba a comer, les echaba un somnífero en la bebida cuando se despistaban y, tras acompañarlos amablemente al hotel, los desvalijaba. Ahora, con el nuevo invento, los afectados podrán contárselo a un traductor.

Como la realidad no coincide con la idea que impera en Japón de que Madrid es algo así como un parque temático de atracadores, el turismo procedente de ese país ha aumentado un 28% respecto al año anterior. Además, el resto del turismo, ha aumentado en un 8,4%; un crecimiento mayor, dice el Consistorio, que el de Barcelona o Mallorca.

Si hay algo que produce más pavor a los turistas japoneses que un robo, es que además, les agredan. "En Japón no hay violencia física, y ese tipo de robos son los que les dan más miedo", explicó Mora. Éstos asaltos, los que se producen mediante estrangulamiento u otras agresiones, han disminuido el 85,71%. El robo por descuido, el que practican los carteristas, también ha bajado en un 35,71% respecto al año anterior.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

"Son una cultura más confiada que la nuestra y las recomendaciones que suelen darse son que no se separen del grupo y que no pierdan de vista sus pertenencias", explica una empleada de Jalpak, una empresa dedicada al turismo japonés.

Dos turistas japoneses utilizan el nuevo servicio de atención a extranjeros de la Policía Municipal, con traducción telefónica.
Dos turistas japoneses utilizan el nuevo servicio de atención a extranjeros de la Policía Municipal, con traducción telefónica.CRISTÓBAL MANUEL

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Daniel Verdú
Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_