Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia condena a 18 años a Txapote por volar una discoteca

La Audiencia Nacional condenó ayer a 18 años de prisión al dirigente de ETA Javier García Gaztelu, Txapote, como autor por inducción de la voladura de la discoteca Txitxarro en Deba (Guipúzcoa) el 10 de septiembre de 2000.

Se trata de la tercera condena que la Audiencia Nacional ha impuesto este mes a Txapote, tras condenarle a 50 años de prisión por el secuestro y asesinato del concejal del PP, Miguel Ángel Blanco, y a otros 82 años por el asesinato del abogado y dirigente del PSE de Guipúzcoa Fernando Múgica. Txapote tiene en la actualidad 40 años y tiene que volver a Francia a cumplir la condena que le resta allí por asociación de malhechores -equivalente a la pertenencia a banda terrorista- y volver de nuevo a España a cumplir un máximo de 40 años de cárcel.

El tribunal, además, ha condenado a Asier Arzalluz, Epeta, y Aitor Agirrebarrena, Tarzán, integrantes del comando Ttotto, a 31 años de prisión por su participación en el atentado a la discoteca y por detención ilegal, ya que secuestraron y amordazaron a dos empleados que se encontraban en su interior.

En la sentencia, los magistrados acuerdan deducir testimonio a la fiscalía por si el comportamiento del tercer integrante y jefe del comando Ttotto, José Ignacio Guridi Lasa, ya condenado en 2004 por estos hechos a más de 30 años y que compareció en la vista en calidad de testigo, puede ser constitutiva de un delito de denegación de auxilio a la administración de justicia.

Guridi, que se negó a testificar y permaneció en el suelo arrodillado mientras dos policías le sujetaban, mantuvo, según el tribunal, "una postura irrespetuosa y de absoluto desprecio hacia la administración de justicia", además de incumplir "su obligación de declarar".

Arzalluz y Agirrebarrena, ambos de 29 años, deberán ser devueltos a la justicia francesa para que, al igual que Txapote, acaben de cumplir la condena por asociación de malhechores que les fue impuesta, antes de ser extraditados definitivamente a España.

Rebaja para Aguirre

Por otro lado, el juez Baltasar Garzón ha admitido parcialmente el recurso de reforma interpuesto por el dirigente del PNV Gorka Aguirre y ha rebajado a 12.000 euros la fianza de 30.000 que le había impuesto el juez Fernando Grande-Marlaska.

La decisión del magistrado ha estado motivada en que, a su entender, ha disminuido el riesgo de fuga.

El juez Garzón ha confirmado el resto de las decisiones adoptadas por Grande-Marlaska respecto a la situación personal de los implicados en la trama de extorsión de ETA denominada impuesto revolucionario.

La fiscalía de la Audiencia ha impulsado la investigación de las tres remesas de cartas de extorsión recibidas por empresarios y posteriores al alto el fuego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de agosto de 2006