Los maragallistas de CpC admiten que el PSC no reeditará la coalición

La plataforma maragallista Ciutadans pel Canvi (CpC) admitió ayer que el Partit dels Socialistes (PSC) no es partidario de reeditar la coalición con que concurrieron a las elecciones autonómicas en 1999 y 2003. Los socialistas ya expresaron el pasado viernes su voluntad de seguir colaborando con la plataforma cívico-política pero desvinculando la marca PSC de la de Ciutadans pel Canvi en las listas electorales.

Según la presidenta de Ciutadans, Carme Valls, el PSC ha propuesto incorporar a independientes de la plataforma en sus listas, que se elaborarán en septiembre. Antes de adoptar una decisión definitiva, la propuesta socialista será evaluada por los socios y las diversas plataformas de CpC durante las próximas dos semanas en un proceso de "democracia deliberativa".

La plataforma -que nació en 1999 para aupar la candidatura de Pasqual Maragall a la presidencia de la Generalitat y que cuenta con 11 diputados en el Parlament- volverá a reunirse con la cúpula del PSC, una vez transcurridos los 15 días, para sentar las bases de la nueva fórmula de colaboración. En este sentido, CpC planteará como "aspectos clave" aquellos relacionados con el "legado" de Maragall, entre los que destacaron el catalanismo social no excluyente, el federalismo, la transparencia y las políticas sociales de proximidad.

La renuncia de Maragall a repetir como candidato socialista a presidir la Generalitat y su sustitución por el primer secretario del PSC, José Montilla, hacía inevitable la revisión de la alianza electoral con CpC. Además, como repitió ayer Valls, la plataforma apuesta por redefinirse reforzando su vertiente cívica. Valls, sin embargo, abogó por culminar el proyecto iniciado por Maragall.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS