Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Catherine Leroy, fotógrafa de guerra

Fue apresada en Hue durante la guerra de Vietnam

La fotógrafa francesa Catherine Leroy, que trabajó para Gamma, Sipa, AP y UPI, entre otras agencias, y cubrió las guerras de Vietnam y Líbano, falleció el viernes 7 de julio en Los Ángeles (Estados Unidos), a los 61 años.

En los años sesenta, cuando la fotógrafa Catherine Leroy aterrizó en Vietnam dispuesta a capturar el lado humano de la guerra, apenas había mujeres periodistas en el frente. Esta pionera francesa afincada en Estados Unidos, cuyos severos primeros planos de la batalla acercaron al mundo a la realidad de aquel y otros muchos conflictos, falleció el pasado 7 de julio a los 61 años en Los Ángeles. La causa de su muerte fue un cáncer de pulmón.

Nacida en Francia y crecida en París, estudió para ser pianista, aunque cada semana devoraba las imágenes que publicaba la revista Paris-Match e idolatraba a los fotógrafos que publicaban en ella. Por eso con sólo 21 años se compró un billete de avión y aterrizó en Saigón con el firme propósito de contarle al mundo el otro lado de la guerra y documentar la vida de las tropas estadounidenses. "Y aunque odie decirlo lo cierto es que Leroy aportó al conflicto la visión de una mujer. Lo que hacía era muy diferente al trabajo de los fotógrafos del sexo opuesto en aquel momento. Le aportó sensibilidad a la guerra y a la brutalidad. Es un trabajo con un poder increíble que te arrastra dentro", explicaba en el diario Los Angeles Times Ken Light, director del Centre of Photography de la Universidad de Berkeley.

Sus fotos eran parte de un movimiento que trataba de alejarse de las imágenes de guerra icónicas que habían triunfado durante la II Guerra Mundial, como la famosa instantánea de los marines levantando la bandera en la isla de Iwo Jima tomada por Joe Rosenthal. La foto más célebre de Leroy, Corpsman in anguish, tomada en 1967, mostraba la cara de angustia de un marine junto al cadáver de un compañero con el humo de las explosiones como telón de fondo. "Leroy buscaba momentos cotidianos, que de alguna manera capturaban la realidad mucho mejor", explicaba Susan Moller, de la Universidad de Maryland, en el diario Los Angeles Times.

En 1967 Leroy se convertía también en la primera mujer en saltar en paracaídas junto a un batallón del Ejército estadounidense durante una operación de combate. Pero las imágenes que darían la vuelta al mundo como portada de la revista Life fueron las que tomó en 1968 después de ser capturada por el Vietcong. Cuando sus captores se percataron de que era una reportera francesa le devolvieron la cámara y la dejaron libre así que ella les propuso fotografiarles. "Fue un shock. Fue la primera vez que veía al enemigo como personas humanas", contó en 2002 en el libro Shooting under fire, de Peter Howe. Por su trabajo en Vietnam, donde estuvo a punto de morir por un disparo de mortero que la dejó malherida, recibió el premio George Polk Award en 1967.

Una década más tarde recibía el premio Robert Capa por su cobertura de la guerra del Líbano, convirtiéndose en la primera mujer que obtenía ese reconocimiento. Nunca le entregó su nombre a ninguna agencia o publicación en exclusiva. Fue freelance toda su vida, trabajando para Gamma, Sipa, AP y UPI entre otras agencias.

En Vietnam pasó dos años. "Tardé mucho tiempo en recuperar la cabeza porque estaba colapsada por el sonido de la muerte y el olor a muerte. Me encontraba muy bien bajo ataque. Pero cuando volví a Saigón el horror me pudo", contó en Shooting under fire. Aun así, pasó el resto de su vida cubriendo otros conflictos bélicos como el de Afganistán o la guerra de Irán e Irak o Somalia.

En 1972 dirigió el documental Operation Last Patrol, sobre Ron Kovic y otros veteranos pacifistas de Vietnam y en 1983 coescribió junto a Toni Clifton, de la revista Newsweek, el libro God Cried, sobre el conflicto entre Israel y Líbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 2006