Otros medios de transporte

Madrid, a la cola del pelotón

Unas 3.500 personas se desplazan cada día por la capital en bicicleta

"Durante muchos años viví en un coche. En él me pasaba casi las 24 horas del día. Era comercial. Así que iba de aquí para allá en mi Renault 9. No era feliz. En 1991 decidí cambiar de vida. Me bajé del coche y me monté en la bici. Cambié de trabajo y me fui lejos de la ciudad. Ahora soy otro". Juan Merallo ha hecho de la bicicleta un modo de vida. Él forma parte del colectivo Pedalibre, que defiende el uso de este modo de transporte en las grandes ciudades.

Merallo calcula que al año se hace unos 7.500 kilómetros sobre dos ruedas. Cuando dejó Madrid se compró una casa en Alovera (Guadalajara). "Pero cada día vengo a trabajar a la imprenta municipal. Salgo de mi casa en mi bici y en ella recorro los dos kilómetros que hay hasta la estación de Azuqueca. Tardo ocho minutos. Allí subo al tren hasta Atocha y luego vuelvo a coger la bici para llegar a Tirso de Molina, donde trabajo", explica.

En los dos últimos años no ha habido ninguna muerte por accidente en bici
Según los expertos, es necesario facilitar el paso de los ciclistas por las grandes calles

Más información

Tiene una Orbea que le ha costado 600 euros que se dobla y aparca en cualquier lado. "Las hay hasta por 300 euros". No lleva casco. Dice que lo mejor es aprender a circular por las calles atascadas de coches. "Entiendo que la gente en principio pueda tener miedo pero la bicicleta es segura. Lo que hace falta es impartir cursos de educación vial", dice. Según la Policía Municipal, en 2005 se registraron 169 accidentes de los cuales sólo cinco fueron graves, aunque no hubo ningún fallecido. En lo que va de año se han contabilizado 86 accidentes, también sin muertes.

Merallo confiesa estar acostumbrado a que la gente se le quede mirando y le diga: "Pero ¿adónde vas en bicicleta?". "Yo paso de los comentarios. Soy feliz. La gente vive estresada y yo no sé que es eso. Físicamente me encuentro muy bien. No tengo nada de colesterol y mi corazón está fuerte", agrega.

"La política en favor de la bicicleta no ha existido en Madrid. Es una de las asignaturas pendientes en la movilidad de esta ciudad. Pero no se puede hacer una política a favor de la bicicleta si no va acompañada de otras medidas", asegura Alfonso Sanz, matemático, geógrafo y técnico urbanista, conocido como el sabio de la bicicleta. Es además el artífice del carril-bici d eSan Sebastián. Frente a las grandes infraestructuras y los grandes atascos, él propone integrar este transporte no motorizado como una alternativa más en las grandes ciudades.

Cada día en Madrid entran y salen un millón de vehículos. Sanz asegura que para fomentar el uso de la bicicleta es necesario acometer un plan integral de tráfico respetuoso con el medio ambiente. Algo que la capital no tiene. El Ayuntamiento comenzó a construir un carril-bici a raíz del proyecto olímpico. Pero Sanz considera que hay grandes contradicciones. "Por un lado se dice que se está intentando que no entren vehículos en la ciudad, que aparquen con algún tipo de disuasión, y por otro, se hace la M-30", puntualiza.

Hay ciudades en Holanda en las que la mitad de los desplazamientos se hacen en bici. En Madrid no hay ni datos. Pedalibre asegura que, según sus estudios, 3.500 personas se mueven cada día por la ciudad en bicicleta.

La apuesta por este medio de transporte no motorizado ya se ha emprendido con decisión en otras ciudades europeas. "Londres es una urbe muy extensa, pero tiene una política de promoción de la bicicleta más potente que la madrileña. Y París está haciendo también muchas cosas. La bicicleta no es un medio universal, como no lo es el automóvil. A la gente le da miedo montar en bicicleta por la ciudad porque no es seguro. Parece necesario construir carriles bus-bici", recomienda Juan Merallo.

"Hay algunas ciudades europeas que ya lo están haciendo con carriles más anchos. Es una posibilidad para hacer menos peligroso su uso. Lo que pasa es que esto sólo se puede acometer en ciudades de mucha madurez en el uso de la bicicleta", afirma Sanz. "Si se quiere incluir un nuevo medio de transporte en una ciudad es necesario tocar a los coches. Por ahí es por donde van las grandes ciudades europeas, París, Berlín y Londres. París se está planteando quitar carriles a los coches y restricciones de velocidad para facilitar la integración de las bicis. Londres tiene muchas vías ciclistas y está implantado el peaje para disuadir del uso coche", añade.

En Madrid, según Sanz, es necesario hacer una serie de ejes: "Por ejemplo, en la Castellana de norte a sur, otro en Arturo Soria hasta García Noblejas. Hay que hacer algo alrededor de la M-30 y otros trazados este-oeste. Hay que abordar este tipo de recorridos base y luego pensar en cómo éstos conectarán con los barrios", concluye.

62 kilómetros de carril-bici

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se ha comprometido a construir al menos 30 kilómetros de carriles-bici cada año hasta 2012. Desplazarse sobre dos ruedas por la ciudad no será una quimera. Al impulso dado por la candidatura olímpica, se unen los planes específicos diseñados por la Concejalía de Urbanismo que intenta introducir este medio de transporte en la ciudad como algo cotidiano.

El anillo verde ciclista tendrá 62 kilómetros de longitud cuando esté acabado. La fecha fijada es el verano de 2007. La primera parte del desarrollo fue de 17,7 kilómetros, a la que siguió una de 15 kilómetros y una tercera que está en fase de preparación de 30 kilómetros más. A partir de ese circuito, Urbanismo, de acuerdo con Madrid 2012, impulsará una ampliación de estas rutas.

El anillo verde ciclista unirá todas las instalaciones olímpicas y además todas las grandes zonas verdes de la ciudad. Partiendo de la Casa de Campo, se podrá llegar a Valdebebas pasando por el parque de Aluche, Las Cruces, Pradolongo, Tierno Galván, Dehesa Olímpica y Juan Carlos I. Los responsables de este proyecto han querido dar un contenido medioambiental a estas zonas, de tal manera que en ellas se aplicarán todos los criterios de construcción ecológica. Así, los pavimentos se levantarán con materiales amigables y en algunos casos habrá zonas tratadas con el material de neumáticos reciclados a modo de firmes.

Los datos que maneja la Concejalía de Urbanismo indican que la bicicleta tiene miles de usuarios de toda edad y condición. Estos mismos estudios señalan que estos carriles-bici de la ciudad son para muchos madrileños desconocidos, y aun así se calcula que en un sábado pasan cada hora por ellos una media de 500 bicicletas.

Pilar Martínez, concejal de Urbanismo, tiene ya encima de su mesa el borrador de un plan director de circulación en bicicleta para Madrid. "Éste es el documento de partida a través del que desarrollaremos todas estas políticas", señala.

Así se promoverá, según el Ayuntamiento, la conservación de vías y carriles-bici, planes ambientales relacionados con esta actividad. También se creará un observatorio de la bicicleta de Madrid, un programa de promoción del uso de este transporte, otro de

Al colegio en bicicleta,

se implantará un abono transportes combinado y se construirán aparcamientos específicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de julio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50