Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat pide duplicar la extensión del parque nacional de Aigüestortes i Llac de Sant Maurici

El Departamento de Medio Ambiente expresó ayer su voluntad de duplicar la superficie del parque nacional de Aigüestortes i Llac de Sant Maurici. Esta ampliación no se llevará a cabo hasta la próxima legislatura, como explicó ayer el consejero de Medio Ambiente, el ecosocialista Francesc Baltasar. El consejero dijo que con la aprobación del nuevo Estatuto, las cuestiones relativas a la ampliación de parques nacionales ya no emanarán del Consejo de Ministros o las Cortes, sino que se acordarán en la futura comisión bilateral Estado-Generalitat.

Si el proyecto de la Generalitat prospera, la extensión del parque nacional pasará de las 13.901 hectáreas actuales hasta las 26.668, casi el doble. También se ampliará la zona periférica que rodea el parque, un cinturón que lo protege de los impactos exteriores, y que se incrementará de 26.021 hectáreas a 31.017.

La propuesta de ampliación de Aigüestortes no significará frenar el proyecto de conexión de la futura pista de esquí que se construirá en la Vall Fosca (Pallars Jussà) con su homóloga de Boí- Taüll (Alta Ribagorça). Este plan se emplazará en una zona que, a tenor de las intenciones de la Generalitat, formará parte de la zona periférica del parque que se debe proteger. Como expresó ayer Baltasar, la práctica del esquí, con algunas limitaciones, es compatible con la protección medioambiental del territorio.

La idea del Departamento de Medio Ambiente de ampliar el parque nacional de Aigüestortes i Llac de Sant Maurici y su zona periférica de protección ha sido recibida por los alcaldes de los municipios afectados con mucha cautela, informa Lluís Visa.

Aunque no existe una oposición frontal contra la iniciativa, algunos ediles ya han anunciado que presentarán alegaciones para que la medida no impida precisamente la futura interconexión entre las estaciones de esquí de Boí-Taüll y Vall Fosca. El alcalde de Vall de Boí, el convergente Joan Perelada, es partidario de que la medida vaya acompañada de inversiones y compensaciones económicas para los habitantes de la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de julio de 2006