Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Debate azteca en Madrid

Un poeta, una periodista y un banquero mexicanos afincados en Madrid discuten sobre las elecciones en su país

Un poeta, un banquero y una periodista mexicanos, afincados en Madrid desde hace varios años, se reunieron el viernes pasado en un restaurante de comida de su país para hablar sobre las elecciones que se celebran hoy.

La impuntualidad, el talón de Aquiles del mexicano, no podía estar ausente. El poeta, Alejandro Aura, llega diez minutos tarde. Pablo Sánchez, banquero, llega media hora después. A la periodista, María Cortina, le ha surgido un imprevisto médico y llegará una hora después de lo acordado. Mientras la esperan, comienza una discusión sobre temas vitales para un mexicano lejos de casa: como conservar chiles en buen estado durante tres meses y qué restaurantes en Madrid sirven las mejores tortillas.

Cortina, quien lleva siete años en Madrid y siempre llega a tiempo, se disculpa por la tardanza. Le pide una cerveza intravenosa al camarero y comienza a hablar sobre las campañas. "Todos los que estamos aquí tenemos acceso a Internet y podemos seguir con detenimiento las campañas. El que no se informa es por desinterés o por una brutal precariedad económica". "Esta campaña es la más competida en la historia de nuestro país", replica Pablo Sánchez, "incluso más que las de 2000".

"Hasta ahora, ninguno de los candidatos ha propuesto un nuevo modelo de país que invite a los electores a identificarse con la clase política", reflexiona Aura, quien vive en Madrid desde hace cinco años. El discurso de Aura lo interrumpe el camarero que llega con tortillas, de trigo y de maíz, y un par de botanas.

"Es increíble en esta campaña que alguien salga del PRI, tras 30 años de militancia, para pasarse al PAN y que luego jure que en realidad ha sido panista de toda la vida", asegura Cortina. El banquero coincide: "Presenciamos la descomposición del PRI: me voy adonde me den poder", remata. "¿A quién le importa el PRI? Es obvio que no va para arriba", concluye Aura.

"El gran paso en el año 2000 fueron las elecciones limpias y transparentes y me preocupa que en 2006 haya un fraude masivo", afirma Sánchez. En los últimos días, han surgido dudas sobre la fiabilidad del padrón electoral y su posible manipulación por parte de los partidos políticos. "Los electores le dieron el triunfo a Fox para romper con la hegemonía del PRI y abrirle camino a la democracia. Es preocupante que sólo seis años después vuelva el fantasma del fraude", dice Cortina.

El PAN, durante la campaña, utilizó anuncios en los que aseguraba que el candidato perredista, López Obrador, era comparable con el presidente venezolano Hugo Chávez. El tema, por tanto, lo pone sobre la mesa el periodista que aprovecha para dejar de escribir y prepararse un taco. "Pareces gringo, hombre, tapa las tortillas", bromea Aura.

"Lo de compararlo con Chávez es especulación", asegura Sánchez, que reside en Madrid desde 2004 y simpatiza con el PAN. "Es una herramienta eficaz del PAN para generar pánico entre las clases medias, o lo que queda de ellas para que no voten por él", apunta Cortina.

"Creo que López Obrador intentará implantar un nuevo modelo distributivo para sacar a 50 millones de mexicanos de la pobreza", apunta Aura, "aunque puede ser que llegue con la brújula equivocada y, como le ocurrió a Fox, nunca se dé cuenta de que terminaron las campañas", prosigue Aura. Sánchez concluye con una realidad, independiente del signo político del próximo presidente: "No tendrá mayoría en el Congreso y esperemos que exista la habilidad política para lograr consensos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de julio de 2006