Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los madrileños son los que más se quejan

El Defensor del Pueblo recoge 24.000 reclamaciones en la región en 2005. Sobre todo del ruido, obras y tala de árboles

Madrid, con algo más de 24.000 reclamaciones frente a un total de 39.750 es la comunidad que más se queja de España, según el Informe Anual del Defensor del Pueblo correspondiente a 2005 y presentado ayer. El 77% de las quejas colectivas correspondieron a Madrid, y el 30,52% de las individuales. La región se sitúa a la cabeza de todas. El documento no recoge la mayoría de las quejas de 10 comunidades, como Cataluña, País Vasco, Galicia, Andalucía o Navarra, por tener sus propias figuras defensoras, pero aún así, el espíritu crítico de los madrileños destaca sobre los demás. Por ejemplo, el Síndic de Greugues de Cataluña recibió en 2005 3.617 quejas. El Ararteko del País Vasco, casi 1.400. Madrid: 24.092.

De ellas, casi 20.000 fueron protestas colectivas frente a 4.000 presentadas a título individual. El ruido, la tala de árboles y las obras, especialmente, las de la M-30, fueron los estímulos más recurrentes para presentar las quejas. El informe destaca que 44 ciudadanos protestaron colectivamente por el soterramiento de la M-30, 28 de los vecinos de Carabanchel y Usera por la eliminación de una zona verde, y, sobre todo, los 13.660 que se quejaron por la tala de árboles con motivo de las obras llevadas a cabo en la capital.

Aquí, los madrileños parecen compartir, aunque en mayor medida, las incomodidades del resto de los españoles ya que fue el sector del medio ambiente el que recibió más reclamaciones en toda España. El informe del Defensor del Pueblo se refiere al aumento de este tipo de quejas como el "impresionante despegue de las peticiones ciudadanas relativas a la ordenación territorial".

Dice el Defensor del Pueblo que "la escasa conciencia ecológica contrasta con la creciente sensibilidad ciudadana por los bienes y recursos naturales".

La "contaminación acústica" es otro de los temas estrella del informe. El Defensor pide al Ministerio de Defensa que "afronte" este problema en las bases aéreas de Torrejón de Ardoz y Cuatro Vientos para adoptar "inmediatamente" medidas "preventivas, reductoras y reparadoras" de los efectos nocivos del ruido. El informe insta al ministerio a elaborar un "mapa de ruido" para proteger las zonas tranquilas e informar siempre a la población de los niveles de "ruido ambiental" en el entorno. También hay una mención para Barajas. El documento recomienda la adopción de medidas para la reducción de la contaminación acústica y cobertura de daños y prejuicios a los vecinos del aeropuerto.

Los madrileños no sólo se quejan más, también se quejan mucho más que el año anterior, en el que hubo 11.595 reclamaciones. El incremento se repite también en otras comunidades, pero en mucha menor medida, y sigue, según recoge el informe la tendencia de los últimos años. En total, los españoles hicieron trabajar al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, un 37, 1% más que en 2004. Los madrileños, los que más.

La oficina del Defensor del Pueblo se reserva además, la posibilidad de plantear quejas de oficio, es decir, por iniciativa propia cuando se producen "hechos que causan algún tipo de alarma social o cuando se estima que pueden estar siendo presuntamente conculcados o mal aplicados derechos fundamentales". Y en este punto, Madrid, volvió a estar en las primeras posiciones, especialmente en tres apartados: funcionamiento de los servicios públicos, sanidad y enseñanza pública.

Así, el Defensor del Pueblo pidió explicaciones por las listas de espera para la realización de mamografías en diferentes centros hospitalarios de Madrid; por el hallazgo de historias clínicas e informes médicos del hospital Gregorio Marañón en un contenedor de basura o por la suspensión de intervenciones quirúrgicas en la UCI pediátrica del hospital doce de Octubre. La oficina ha señalado especialmente al sector de la sanidad madrileña. El informe reconoce el "preocupante" problema que supone el "anormal funcionamiento, en ocasiones, del transporte sanitario de carácter urgente" en la Comunidad y cita varios casos: el de un paciente gravemente enfermo que tuvo que esperar 12 horas la llegada de la ambulancia o el de otra paciente que falleció antes de que llegara el transporte sanitario. "Todavía existen graves carencias en este servicio", concluye.

Advertencia por el ruido nocturno

El informe del Defensor del Pueblo recoge, además de las quejas de los ciudadanos y las que lleva a cabo de oficio, es decir, por iniciativa propia, varias "recomendaciones", "recordatorios legales" y una "advertencia" (entre cinco) para la Comunidad de Madrid.

Así, recomienda el Defensor a la Consejería de Educación que dicte instrucciones a los centros docentes para que observen las "prescripciones reglamentarias en materia de acreditación de las rentas familiares en determinados procesos de admisión de alumnos". Múgica también recuerda a la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica el "deber legal que le corresponde de conservar y restaurar de manera diligente y eficaz la integridad de una antigua cañada real".

De nuevo, insta a la Consejería de Educación a no olvidarse del derecho de los alumnos a cursar también en segundo curso la lengua extranjera que hubieran cursado como optativa en primero de bachillerato, y recuerda finalmente al Ayuntamiento su deber de "promover las condiciones necesarias para el efectivo derecho a disfrutar de una vida digna".

En el capítulo de "advertencias" (5), Madrid aparece en último lugar, pero con fotografía ilustrativa. El aviso es para el Ayuntamiento de la capital, y tiene que ver con las obras de la M-30.

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, advierte al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para que no deje de tener en cuenta "la necesidad de ponderar, entre otras circunstancias, que la opción de acometer obras en horario nocturno (by-pass sur de la M-30) supone o puede suponer la imposibilidad del descanso nocturno, básico y vital para la inmensa mayoría de la población".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2006

Más información