Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El mayor escándalo del deporte español

Ullrich, Basso y Beloki, entre los ciclistas implicados en la gran trama del dopaje

A un día del comienzo del Tour, el Consejo Superior de Deportes remite a la UCI el informe policial sobre la Operación Puerto

El Consejo Superior de Deportes (CSD) hizo llegar ayer, a través de la Federación Española, a la Unión Ciclista Internacional (UCI) un informe resumido de los más de 500 folios que le ha entregado la Guardia Civil con datos sobre los ciclistas a los que presuntamente planificó el dopaje Eufemiano Fuentes. Entre los implicados, más de medio centenar, figuran algunas de las grandes estrellas del ciclismo internacional como Jan Ullrich, Ivan Basso, Joseba Beloki y Óscar Sevilla. El Tour, que arranca mañana en Estrasburgo, deberá decidir si admite o no a los corredores implicados. Asimismo, si recibe el visto bueno de la Agencia de Protección de Datos, el CSD hará llegar el informe al Ministerio de Deportes francés, que ha pedido su colaboración.

A 24 horas de que comience el Tour, un terremoto de consecuencias imprevisibles ha vuelto a sacudir al ciclismo. Desde ayer, una vez levantado el secreto del sumario de la denominada Operación Puerto, la UCI tiene en su poder un extenso informe policial que implica a más de 50 corredores de élite. La UCI, cuyo presidente, Pat McQuaid, remitió ayer una carta al secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, solicitando su colaboración, es el organismo que tiene autoridad para retirar la licencia a los corredores que considere sancionables por dopaje. Además, y si las consultas que ha elevado a la Agencia de Protección de Datos y a la abogacía del Estado sobre la posibilidad de revelar de circunstancias judiciales de españoles a organizaciones privadas del exterior no se lo impiden, el informe llegará también al Tour. Jaime Lissavetzky atendería así a la petición que Jean François Lamour, ministro de Deportes de Francia, le hizo el martes, cuando se vieron en el Francia-España del Mundial.

Según los datos del sumario, cuyo secreto se levantó ayer, y del informe de la Guardia Civil, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, entre las decenas de ciclistas cuyo dopaje fue planificado por el grupo liderado por Eufemiano Fuentes y el hematólogo José Luis Merino Batres se pueden establecer dos grandes grupos en virtud de su grado de implicación. El primero está formado por aquellos corredores de los que se dispone de su ficha de tratamiento dopante. En ella figuran con nombres, apellidos o iniciales. Es el caso de 14 corredores del Liberty Seguros de 2005, cuyas fichas no están elaboradas sobre los cuadrantes personales de Eufemiano Fuentes, sino sobre las hojas de cálculo en las que el equipo establece su programación oficial de la temporada. Estas programaciones tienen, además, una particularidad: constan de una sola hoja, en la que figura, con signos manuscritos -el sánscrito de Eufemiano- en determinadas fechas y carreras, la medicación o la práctica que debe seguir el corredor. En cambio, las fichas de los corredores que van por libre tienen una segunda página, la de las analíticas, con un espacio al margen, bajo el epígrafe Controles y entregas, en el que la menuda letra del médico canario señalaba las visitas, sus fechas y las ventas de medicamentos prohibidos. Esta diferencia de fichas, el hecho de que la contabilidad sólo fuera necesaria para los corredores que no pertenecían al Liberty, ha hecho pensar a los investigadores que mientras los clientes privados de Eufemiano debían abonar en el acto las prestaciones, eran los dirigentes del Liberty en persona los que se encargaban del pago de la iguala anual del equipo. En este estado de cuentas se incluyen, así, los 60.000 euros que Manolo Saiz, patrón del Liberty, reconoció que debía a Eufemiano Fuentes, y cuyo intento de pago condujo a su detención.

Los 14 corredores del Liberty de los que la Guardia Civil dispone de la ficha, señalada con su apellido, son: Ángel Vicioso, Isidro Nozal, Roberto Heras (positivo y suspendido dos años), los checos René Andrle y Jan Hruska (que ya no están en el equipo), Jesús Hernández, Marcos Serrano (ganador de una etapa el pasado Tour), el australiano Allan Davis, el alemán Jorg Jacksche, el italiano Michele Scarponi, David Etxebarria y Joseba Beloki. De ellos, Nozal, Davis y Beloki están inscritos en el Tour que empieza mañana.

También, referente al antiguo equipo de Manolo Saiz, figura entre los papeles del informe un folio escrito a mano, donde bajo el epígrafe Individualización figuran las iniciales de los nueve corredores del Liberty del pasado Tour y una pauta de ingesta de sustancias prohibidas -la hormona HMG, Trigón, IGF-2 e insulina- durante la carrera. Junto a Davis se escribe que su plan es por objetivos.

Una de las hojas de cálculo relativas al Liberty más interesantes para los investigadores, que intentan fijar si Eufemiano Fuentes puede ser considerado el médico oficial del conjunto de Saiz, es una en que se señala que afecta al Equipo más Amat (amateurs, según la Guardia Civil, el equipo de aficionados, cantera del profesional). En ella sólo hay anotaciones concernientes a la semana del 9 al 15 de febrero de 2005: indicaciones de toma de IGF-1, precursor indetectable de la hormona de crecimiento con gran poder anabólico, de desarrollo muscular.

La relación estructural del equipo de Eufemiano Fuentes con el Comunidad Valenciana de Vicente Belda se conjetura por la presencia de Ignacio Labarta, también detenido. Labarta pertenecía a ambos equipos: en el de Eufemiano era proveedor de sustancias y en el de Belda, segundo director. La relación entre el médico canario y Belda se apoya también en que Yolanda Fuentes, hermana de Eufemiano, es a su vez médico del Comunidad Valenciana. Los vínculos entre Labarta, Yolanda y su hermano los refrenda la Guardia Civil con un folio hallado en uno de los registros de los pisos de Madrid en el que se establece el calendario de extracciones de sangre y de reinfusiones para julio, agosto y septiembre de 2005 de 11 de los corredores del conjunto valenciano preseleccionados para la Vuelta: Javier Pascual Llorente, Blanco, Eladio Jiménez, Javier Pascual Rodríguez, David Bernabéu, Rubén Plaza, David Latasa, Carlos García Quesada, Francisco Cabello, José Luis Martínez y Ángel Casero, cuyas casillas están en blanco, por lo que la Guardia Civil supone que no participó en la práctica. De ellos, ocho, corrieron la Vuelta: Blanco, Jiménez, Pascual Rodríguez, Bernabéu, Plaza, Latasa, Quesada y Casero. En la planificación de reinfusiones se observa que Plaza y Bernabéu tenían prevista una reinfusión el 25 de agosto, dos días antes del comienzo de la Vuelta, poco después de pasar el control hematológico de la UCI, y que siete de ellos debían recibir sangre nueva la víspera de la etapa de Valdelinares y dos días antes de la de Lagos, en la que se impuso en solitario Eladio Jiménez.

Hay referencias de pagos y entregas en las fichas halladas de los corredores individuales. Ninguna de aquellas a las que ha tenido acceso EL PAÍS corresponden a una temporada posterior a la de 2004. Corresponden a Unai Osa (2004), Aitor Osa (2003 y 2004), Ángel Edo (1999 a 2004), una tal Vans (no identificado con completa seguridad, 2002), Santi Pérez (2004, el año que dio positivo por transfusión de sangre) y Tyler Hamilton (2002 y 2003).

Mancebo y Botero

El segundo nivel corresponde a aquellos corredores individuales de los que no consta ficha, pero de los que sí figura su apodo en los listados de existencias de los arcones frigoríficos. Además, a todos, o a la mayoría de ellos, les ha efectuado la Guardia Civil una identificación positiva basándose en las grabaciones, escuchas y filmaciones que han supuesto el grueso de su investigación. Incluso, las últimas horas la Guardia Civil seguía trabajando para descifrar los últimos nombres que se le resistían. Todos ellos, por otra parte, tenían reservas de bolsas de sangre para la temporada actual. En este grupo están, según la Guardia Civil, Santiago Botero y Quique Gutiérrez -ambos apartados cautelarmente por su equipo, el Phonak-, Óscar Sevilla y Paco Mancebo. Así mismo se encuandran en este nivel Jan Ullrich, sobre el que la Guardia Civil, que lo identifica bajo el apodo Hijo de Rudicio, mantiene una certeza del 95%, y el italiano Ivan Basso, supuestamente el número 2, Birillo, sobre quien la certidumbre de los investigadores es ligeramente menor, pero aun así muy alta, según varios pinchazos telefónicos. Algunos de los corredores del Liberty Seguros también identificados por sus fichas de planificación y tratamiento -Serrano, Heras, Vicioso, Jacksche y Scarponi- figuran en la relación de existencias del arcón de sangre a mayo de 2006.

La Guardia Civil también ha identificado en la relación de existencias de 2004 el apodo Piti, que corresponde a Alejandro Valverde, quien en aquel momento corría en el Kelme, el equipo cuyo médico era Fuentes. Pero esa presencia de Valverde no se ha podido ratificar posteriormente por ningún otro medio: grabaciones, fichas, filmaciones o seguimientos. "Son elementos insuficientes para incluirlo en un informe que prevé graves medidas para los deportistas", señalaron fuentes de la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2006