Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso judicial a ETA

El miembro de la ejecutiva del PNV declara hoy ante el juez por la red de extorsión

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska tomará hoy declaración como imputado a partir de las cuatro de la tarde en las dependencias del juez decano de Bilbao al miembro de la ejecutiva nacional del PNV Gorka Aguirre en relación con la red de extorsión de ETA. Fuentes peneuvistas confirmaron que la defensa de Aguirre correrá a cargo del bufete de Ibón Gainza y Arantxa Isasmendi. Esta última es esposa del ex jefe de la lucha antiterrorista de la Ertzaintza e íntimo amigo de Aguirre, Natxo Ormaetxe, quien en su momento trabajó también en el citado bufete de letrados.

Fuentes del Decanato de la capital vizcaína indicaron a este periódico que Grande-Marlaska ha solicitado una dependencia y medios materiales en la Audiencia Provincial para poder interrogar al dirigente peneuvista. El juez, que tiene previsto llegar a primera hora de la tarde de hoy a Bilbao, viajará acompañado por una secretaria y un auxiliar.

Según la investigación sobre la red de extorsión etarra desarticulada la semana pasada, en la que han sido detenidas 16 personas, algunas de las cuales ya puestas en libertad con cargos o con vigilancia policial, Aguirre podría haber intervenido como intermediario en el chantaje. El dirigente peneuvista se entrevistó en el bar Faisán de Irún, desde donde supuestamente operaba la red, con su propietario, Joseba Elosua, encarcelado en esta operación.

Sobres en un periódico

De las intervenciones telefónicas a Elosua se deduce que los integrantes de la red de extorsión supuestamente contactaron con Aguirre para comunicarle que la cúpula de ETA había ordenado el fin del envío de cartas de extorsión y para que les avisase si descubría que seguían llegando más.

Según la policía, Aguirre abandonó dicho bar el 20 de abril pasado con un periódico doblado y varios sobres en su interior. El juez investiga el papel real de intermediación de Aguirre en toda la trama.

El PNV tiene previsto arropar a su dirigente, uno de los hombres que ha mantenido históricamente el contacto con el mundo de ETA y artífice junto a Joseba Egibar e Íñigo Iruin, entre otros, de la tregua de 1998 de ETA, con una concentración ante el Palacio de Justicia de Bilbao. El episodio rememora la escenificación del acto de apoyo que el PNV organizó en diciembre de 2003 cuando el entonces presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, compareció como imputado en el mismo lugar por negarse a disolver el grupo parlamentario de Batasuna.

Miembros del PNV han creado una plataforma de apoyo llamada Todos somos Gorka para denunciar las "extrañas prisas procesales" que convierten a las "víctimas en delincuentes" y los pinchazos de teléfonos que permiten imputar "con monosílabos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de junio de 2006