_
_
_
_
Reportaje:Alemania 2006 | Brasil-Ghana

Y van 15

Ronaldo supera la marca del delantero alemán Gerd Müller y ya es el máximo goleador en la historia de los Mundiales

Ronaldo Nazario da Lima marcó ayer un gol muy suyo: ganó la espalda a los centrales y, aprovechándose del pase en profundidad de un compañero -en este caso de Kaká-, encaró a Kingston, guardameta de Ghana en esta ocasión. Lo ha hecho cientos de veces y cientos de veces lo resolvió con idéntica habilidad a como lo hizo ayer en Dortmund, en el partido número 55 del Mundial de Alemania 2006. Tiró una bicicleta, amagando en su duelo con un defensa ghanés con salir por la derecha, y se fue por la izquierda. Expedito el camino, Ronaldo acompañó el balón a la red con un suave toque con el pie derecho. Lo ha hecho muchas veces. Sólo que ayer, el gol que no pudo impedir el ghanés Paintsil por mucho que se tirara al suelo, a la desesperada, es el 15º en sus tres participaciones en la Copa del Mundo. Uno más que el alemán Gerd Müller, que los consiguió entre México 70 y Alemania 74 (10 y 4). Desde ayer, desde el minuto 5 del partido Brasil-Ghana, Ronaldo es el futbolista que más goles ha marcado en los Mundiales.

"Actualmente es el mejor, el goleador más completo", sentencia el mítico ariete alemán
"Todavía no soy consciente de lo que he hecho. Mi objetivo es ganar el título"
Más información
Brasil es un pecado

"No soy consciente de lo que he conseguido", se sinceró el fenómeno al abandonar el estadio donde habitualmente juega el Borussia de Dortmund. "Supongo que con el tiempo le daré la importancia que tiene, porque este récord puede durar años y me lo recordarán muchas veces", añadió. Lo que sí tiene muy claro es que él no acudió a Alemania con el objetivo primordial de superar los registros goleadores de Pelé (con el que empezó el campeonato empatado a 12 goles, siendo los brasileños que más tantos habían celebrado en la fase final de un Mundial) ni el de Müller, que pulverizó ayer. "Estoy aquí para ganar el Mundial. Lo dije desde el primer día. Estoy contento por haber podido ayudar a mi equipo, porque mi objetivo es ganar el Mundial", subrayó.

"Me hace estar muy contento tener un compañero que ha entrado en la historia", declaró Ronaldinho, al que le une una buena amistad con el delantero del Real Madrid. "Se lo merece. Está en su sitio, en el lugar más alto de los goleadores mundiales", dijo el seleccionador Carlos Alberto Parreira, que siente un afecto especial por Ronaldo. Fue él quien se lo llevó a Estados Unidos en 1994. Entonces, el fenómeno tenía 17 años y no jugó ni siquiera un minuto, pero ha sido Parreira quien ahora le ha defendido a capa y espada de los muchos ataques que ha recibido desde que comenzó la preparación para esta Copa del Mundo: "Siempre dije que, cuando llegaran los momentos importantes, él aparecería en ayuda del equipo. Y aquí está. Ha marcado tres goles en cuatro partidos", recordó el seleccionador. "Ronaldo es un jugador decisivo". Es el león dormido que se despierta para comer, como diría Tostão.

La torcida lo sabe. Por eso, desde la grada donde colgaba una pancarta en la que se podía leer we love this game (amamos este juego), un eslogan propio de la NBA, nació en el minuto 7 de partido un cántico que inundó el estadio: "Ronaldo es nuestro rey", coreó la grada. "Yo no he conocido a Pelé y muy poco a Romario. Le recuerdo vagamente. Ronaldinho hará las cosas muy bonitas, pero he crecido viendo a Ronaldo marcar goles y para mí, es el más grande", confesaba Paulo José, un brasileño residente en Francfort, camiseta amarelha con el 9 a la espalda. "Tengo 30 años y mi único ídolo es él", ahondaba su amigo Caroco. Icono de una nueva manera de entender el fútbol, a Ronaldo se le acusó en su momento de ser un producto de la mercadotecnia. El tiempo, 15 goles en los Mundiales y el respeto de la gente hablan de su grandeza. "Es un orgullo para todos los gordos, el gordito mejor goleador de todos los tiempos", bromeaba su amigo Zé Maria, llegado de São Paulo para vivir con ellos la Copa. Brasil se rinde a sus pies.

También Gerd Müller, el rey destronado, felicitó anoche al brasileño: "Es el mejor, actualmente. El goleador más completo", señaló el que sigue siendo máximo artillero alemán de todos los tiempos. "No ha sido una sorpresa para mí", añadió. "Antes ya de que comenzara el torneo estaba claro que iba a superar mi récord. Es un delantero muy competitivo y siempre consigue estar en forma en el momento preciso, algo poco habitual en otros jugadores".

No perdió la ocasión el delantero bávaro, sin embargo, de recordar al francés Just Fontaine. Él solito metió 13 goles en el Mundial de 1958: "Ese es el récord que de verdad tiene mérito", terció Müller. "El francés marcó en un solo campeonato. Yo conseguí los míos en dos y Ronaldo en tres. El récord de Fontaine me parece impresionante", dijo. Calificó de una gran gesta lo conseguido por Ronaldo. "Jugar al máximo nivel durante tanto tiempo no es fácil".

"Nadie me regaló nada", aseguró Ronaldo. "Todo me lo he ganado con mi esfuerzo y la ayuda y el sudor de mis compañeros", sentenció. Ayer, el pase lo dio Kaká. Él hizo el resto. Ya saben, encaró al portero, le amagó a la derecha, se fue a la izquierda. Y volvió a gritar gol. Nada nuevo. Van 15.

SCIAMMARELLA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_