Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Alemania 2006 | Italia-Australia

"Los críticos me han masacrado"

Totti se resarce con un gol de penalti que estuvo a punto de lanzar 'a lo Panenka'

Llegó la hora de la revancha para Totti, que reconoció tras el partido haberse sentido sepultado por las críticas: "Ahora espero a todos los críticos que hasta ahora me han masacrado. Seguramente a ellos ahora no les gustará...". "Aunque no he jugado desde el principio, he aceptado la elección de Lippi. Todos estamos al mismo nivel", añadió el media punta italiano, que pensó en lanzar el penalti a lo Panenka, tal y como hizo en la Eurocopa de 2000. Il cucchiaio, según la expresión italiana. "Pensé en hacerlo, pero me lo he repensado y he marcado como habéis visto". También Lippi había temido la cuchara de Totti, suspirando por que no se atreviera. El 10 del Roma dijo que la emoción más grande de su vida no había sido el gol que marcó ayer, sino el nacimiento reciente de su hijo, a quien dedicó el tanto con el pulgar metido en la boca, simulando un chupete. El seleccionador italiano justificó la suplencia de su principal estrella: "Le vi cansado contra la República Checa y quería que entrara en el campo hoy

con un ritmo más bajo".

Perder en el último segundo y tras un penalti más que discutible puede hacer perder la compostura a cualquiera, pero no al seleccionador australiano, Guus Hiddink. "Tengo muchas dudas sobre el penalti", se limitó a decir. Se refería a la caída de Grosso dentro del área, ante el defensor Neill, que el árbitro español Medina Cantalejo señaló como penalti. "He hablado con Neill y me ha confirmado que no le toca", declaró Aloisi, delantero del Alavés, que no hizo sangre con Medina. "No estoy enfadado con él porque lo conozco y sé que es un buen árbitro". Ni siquiera Grosso, defendió con convicción la decisión arbitral. "He llegado cansado a esa jugada y mi intención era pasarle el balón a Iaquinta. El defensor se cayó y me tocó con el brazo".

"Fue un k.o. en el último segundo", resumió Hiddink, "estamos tristes pero al mismo tiempo muy orgullosos de hasta dónde ha llegado este equipo. El único reproche que se nos puede hacer es que no hayamos metido el gol".

Marco Tardelli, campeón del mundo con Italia en España 82, habló de fortuna en la victoria azzurra. Pero Lippi no estaba de acuerdo: "No hablaría de fortuna. Temíamos mucho a esta Australia porque aprovecha bien los espacios. El segundo tiempo lo jugamos con 10 y lo hicimos con una gran determinación y organización del juego, con el corazón". Respecto a la expulsión del central Materazzi por una entrada a Bresciano, Lippi dijo haber hablado con su jugador y que éste le dijo que la tarjeta roja había sido "exagerada".

"Tenemos unas pelotas como una casa", declaró el lateral Zambrotta, mientras el centrocampista Gattuso reconocía que Italia no había sido un equipo bonito de ver, pero sí un rival áspero y difícil de batir. "Con esta voluntad llegaremos a la final", sentenció Zambrotta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006