Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las casas previstas junto a Terra Mítica no tienen agua asegurada

El Gobierno no garantiza el abastecimiento al suelo recalificado

El Ministerio de Medio Ambiente no garantizará el abastecimiento a las urbanizaciones previstas junto a Terra Mítica, el parque de atracciones impulsado por la Generalitat valenciana en Benidorm. Terra Mítica quiere vender terrenos recalificados junto al parque para poder levantar la suspensión de pagos. El complejo se abastece del agua de la red porque el Gobierno valenciano no construyó la desaladora que anunció en 2001.

Terra Mítica obtiene el suministro necesario de agua del Consorcio de Aguas de La Marina Baja y de la Comunidad de Regantes del Canal Bajo de L'Algar. Los primeros suministran agua potable y los segundos, agua depurada para riego, baldeo y parte de las atracciones, según la Confederación Hidrográfica del Júcar, que consideran que la situación no es ilegal, pero sí irregular.

Una situación que se prolonga desde hace seis años, cuando el parque de atracciones impulsado por Eduardo Zaplana, entonces presidente del Gobierno valenciano, abrió sus puertas. Inicialmente, la Generalitat valenciana, a través de su sociedad Parque Temático de Alicante, SA, anunció la construcción de una desaladora para obtener del mar el abastecimiento de agua potable necesario, tanto para el parque como para su entorno. En 2001, según refleja la Sindicatura de Cuentas -el auditor de las empresas de la Generalitat- se adjudicó un contrato de seis millones de euros para construir y gestionar una desaladora por procedimiento negociado y sin publicidad. La adjudicación, según la Sindicatura, se realizó de manera irregular. Parque Temático de Alicante, SA, adjudicó el contrato a una empresa que presentó, tras ser requerida, una segunda propuesta. Opción que no tuvieron el resto de empresas concursantes.

La Consejería de Economía, de quien depende Parque Temático de Alicante, argumentó que la construcción de la desaladora "se paralizó porque no pasó los controles de calidad" y se llegó "a un acuerdo amistoso con la adjudicataria para rescindir su contrato".

La Generalitat, que tiene más del 20% de las acciones de Terra Mítica, ha logrado que esta misma semana se levante la suspensión de pagos que atenaza al parque mediante un plan de viabilidad basado en la venta de 133.000 metros cuadrados de los terrenos de expansión. Unos terrenos que se han recalificado para la construcción de apartamentos y hoteles y por los que el consejo de administración de Terra Mítica -cuyos principales accionistas son la Generalitat, Bancaja y la Caja de Ahorros del Mediterráneo- pretenden obtener cerca de 60 millones de euros. Sin embargo, el Ministerio de Medio Ambiente no garantizará el agua a esta urbanización.

El Gobierno valenciano argumenta que las obras de construcción de la desaladora en Benidorm se reiniciarán cuando sea necesario, en función del desarrollo de las necesidades hídricas. "En el caso de que haya que hacerlo, es muy rápido. En tres meses estaría finalizada", aseguran fuentes de la consejería que gestiona los grandes proyectos de la Generalitat, gobernada desde 1995 por el PP. Una necesidad que parece cada vez más perentoria a raíz de los planes de Terra Mítica y la Generalitat para obtener financiación en base a la urbanización de los terrenos anejos al parque de atracciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de junio de 2006