Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La boda de Nicole Kidman traslada Hollywood a Sidney

A la ceremonia católica oficiada por el jesuita Paul Coleman acudieron 230 invitados

La actriz Nicole Kidman, de 39 años, y el cantante de música country Keith Urban, de 38, se dieron ayer domingo el sí quiero en Sidney, en una ceremonia católica tradicional oficiada por el padre jesuita Paul Coleman, amigo de la familia Kidman, y ante la mayor concentración de estrellas de Hollywood en la historia de Australia. Luciendo un vestido de tono marfil diseñado por Nicolas Ghesquiere para Balenciaga, y adornada con un sencillo ramo de rosas blancas, un velo que le cubría la cara y pendientes de perlas, la actriz llegó a la iglesia acompañada por su padre, Anthony, en un Rolls-Royce.

La capilla Memorial del Cardenal Cerretti acogió a unos 230 invitados, que fueron llegando a la iglesia durante toda la tarde, algunos en vehículos privados, pero la mayoría a bordo de pequeños autobuses blancos. Entre los invitados estaban los actores Naomi Watts, Renée Zellweger, Russel Crowe; el director Baz Luhrmann, y el empresario de los medios de comunicación Rupert Murdoch.

MÁS INFORMACIÓN

Durante todo el día, guardias privados y agentes de la policía vigilaron las inmediaciones de la capilla, en el barrio de Manly, y se aseguraron de que los aproximadamente mil seguidores concentrados para ver a los novios y los periodistas se mantuvieran a cierta distancia del evento.

A su llegada a la iglesia, la actriz, que iba con la ventana del vehículo abierta, sonrió a las personas congregadas a las puertas del templo. Detrás del vehículo de la novia iba la comitiva nupcial y el primer coche llevaba a su hermana Antonia, su testigo, su hija Isabela y su sobrina Lucía. El actor y cantante australiano Hugo Jackman fue uno de los primeros invitados en llegar.

Kidman y Urban, quien ganó un Premio Grammy el año pasado por su tema You'll think of me, se conocieron en enero de 2005 en una cena que ofreció el Gobierno australiano en Los Ángeles (California). La pareja tiene previsto residir en la casa que el músico tiene en Nashville (Tennessee). Se espera que los recién casados pasen la noche en el nuevo apartamento que la pareja adquirió en la bahía de Walsh y que hoy emprendan su viaje de luna de miel, posiblemente a Fiyi o a Bora Bora. En una decisión muy poco hollywoodiense, la pareja ofreció las fotografías oficiales de la boda gratis a los medios de comunicación, aunque no ha logrado evitar la presencia de paparazzi.

Los medios australianos se han mostrado ávidos de información sobre el evento después de que en su boda anterior, con el actor Tom Cruise, no pudieran captar detalles ni desde el exterior del recinto donde se celebró la ceremonia, debido a que se llevó a cabo bajo el rito de la Iglesia de la Cienciología, que requiere total secretismo en estos actos. Cruise, de 43 años, presentó demanda de divorcio en febrero de 2001, después de una década de matrimonio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de junio de 2006