Industria reconoce la dificultad de lograr los objetivos de su plan de energías renovables

Las emisiones de CO2 suben 4 puntos respecto a 2000 cuando deben bajar 13 para 2010

El Gobierno reconoció ayer que existe riesgo de que no se alcancen los objetivos marcados en el plan energético en lo relativo a las energías renovables y emisiones de gas de efecto invernadero. La consejera de Industria, Ana Aguirre, explicó en el Parlamento que actualmente sólo se cubre el 4,4% del consumo con energías renovables (desde 2000 sólo se ha aumentado un 0,4%), cuando se pretendía alcanzar el 12% dentro de cuatro años. Las emisiones de CO2 suben en en vez de bajar. Han aumentado cuatro puntos respecto a 2000, cuando la meta era reducir la tasa de entonces (24%) en trece puntos.

Más información
Todos los partidos piden ayudas a la inversión para reducir las emisiones

Las directrices del Gobierno vasco contenidas en la Estrategia Energética Euskadi 2010

fueron aprobadas en el mes de diciembre de 2004 y remitidas al Parlamento dos meses más tarde. Sin embargo, la disolución de la Cámara por el inicio del periodo electoral retrasó su tramitación y la llegada a la Comisión de Industria.

En su comparecencia de ayer, la consejera de Industria, Ana Aguirre, reconoció que en el campo de las energías renovables, uno de los pilares del plan, "el ritmo de crecimiento es lento" y existe el "riesgo de no alcanzar las cifras previstas para el 2010". El propósito declarado por el Ejecutivo era compatibilizar el crecimiento económico con la preservación del medio ambiente. El plan aboga por un uso más racional de la energía, que atenúe al máximo el impacto medioambiental, y conseguir que Euskadi produzca más energía que la que consume. Además, tenía que servir de acicate para la creación y consolidación de un sector industrial vinculado al medio ambiente y a la tecnología no dependiente de los combustibles fósiles, que facilitara la extensión de las energías limpias.

Para ello, el Gobierno puso sobre la mesa una inversión de 423 millones de euros sobre una previsión total para el sector de 4.900 millones, con el que se generarían unos 7.200 empleos directos, indirectos e inducidos, al año.

El plan tenía como objetivos prioritarios conseguir que al final del periodo la aportación d las energías al consumo pasara del 4% de 2000 al 12% en 2010; reducir el 15% el consumo de energía; consolidar el sistema energético mediante el desarrollo de infraestructuras eléctricas y de gas natural y potenciar el I+D+i. Todo ello iba a dar como resultado una sustancial reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Eólica y biomasa

La consejera atribuyó el retraso al escaso desarrollo de la energía eólica y a la biomasa. En el caso de la primera, el objetivo para 2010 es que los parques alcancen una potencia de 624 megavatios. El problema es que en la actualidad apenas se llega a los 145 megavatios instalados. A ese problema se añade el escaso crecimiento de la energía procedente de material orgánico, la biomasa, debido en este caso a la paralización de proyectos como el de Feralava. La potencia instalada ahora en centrales de este tipo es de 80 megavatios, mientras que el objetivo para 2010 es llegar a los 190.

Si en este ámbito no se alcanzan las metas propuestas, en el caso de las emisiones de gases de efecto invernadero se superan con exceso. Las emisiones de CO2 a la atmósfera rebasan en un 28% los niveles de 1990, cuando el compromiso adquirido a través del Protocolo de Kyoto es de no pasar del 15%. El plan del Gobierno vasco es más ambicioso y se propone reducirlas hasta el 11% en 2010.

El consumo de energía está teniendo un mejor comportamiento. En 2000 fue de 6,7 millones de toneladas equivalentes de petróleo (mtep). Con las tasas de crecimiento actuales, el consumo para el año 2010 sería de 9,4 mtep, pero el objetivo del plan es bajar a 8,3 millones.

Si el año pasado el objetivo era ahorrar 487.000 millones de toneladas equivalentes, se consiguió un ahorro efectivo de 407.000 mtep, lo que supuso un grado de cumplimiento del 84%. En cuanto a las inversiones, a finales de 2005 (la mitad del plan) el sector había invertido 2.036 millones de euros, el 42% de lo previsto.

El parlamentario socialista Jesús Loza sirve agua a la consejera de Industria, Ana Aguirre, durante su comparecencia.
El parlamentario socialista Jesús Loza sirve agua a la consejera de Industria, Ana Aguirre, durante su comparecencia.PRADIP J. PHANSE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS