Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma de la fachada marítima de Tarragona costará 300 millones

Acuerdo entre la Generalitat y el consistorio para soterrar las vías del tren

No hay aún proyecto definitivo, pero el acuerdo es total. La Generalitat y el Ayuntamiento de Tarragona acordaron ayer las líneas maestras de la reforma de la fachada marítima de la ciudad,cuyo coste rondará los 300 millones de euros y que comportará el soterramiento de las actuales vías del tren. En los terrenos que quedarán liberados se alzará una cantidad aún indeterminada de edificios de pisos con unas envidiables vistas al mar. Su construcción y venta, según el estudio económico, permitirá financiar las obras. Las dos administraciones se comprometieron a agilizar un próximo encuentro con representantes del Ministerio de Fomento para definir el documento ejecutivo de la mayor reforma en la historia reciente de la ciudad.

Durante la pasada campaña electoral a la alcaldía de Tarragona, el entonces candidato de CiU y hoy alcalde, Joan Miquel Nadal (CiU), lanzó la propuesta de sacar de en medio las vías del tren, que ahora separan el mar de la ciudad, y reformar la fachada marítima. Después, el Ayuntamiento encargó al gabinete de arquitectos de Ricardo Bofill un diseño que preveía un edificio emblemático en la actual plaza de los Carros y que las vías circularan soterradas.

Ayer, Generalitat y Ayuntamiento convinieron que ésta es la mejor opción dada la "poca" diferencia que supone soterrar las vías y porque con las vías bajo tierra quedará más terreno libre para uso público. En estos terrenos habrá viviendas, zonas verdes y paseos. El encargo municipal durante la campaña de 2003 costó un millón de euros que aportó Política Territorial y Obras Públicas, y fue divulgado por CiU durante la campaña hasta que la autoridad electoral obligó a retirar las casetas donde se explicaba.

"Lo que ha quedado acordado es básicamente el diseño de Bofill", señaló ayer el portavoz municipal, Joan Aregio (CiU), uno de los asistentes a la reunión de ayer en la Generalitat, quien lamentó que la crisis en el tripartito y la expulsión de ERC hayan supuesto un retraso de cuatro meses en las negociaciones. El ex consejero primero Josep Bargalló impulsó la constitución de la comisión mixta que ha negociado la reforma del frente marítimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de junio de 2006