Entrevista:IÑIGO ALBERDI | Director general de la Orquesta Sinfónica de Euskadi

"El aniversario tiene que servir para socializar la orquesta"

Iñigo Alberdi (Soraluze, 1973), licenciado en Derecho y titulado superior en Pedagogía Musical y Clavecín, asumió hace tan sólo tres meses la dirección general de la Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE) y ya se perciben vientos de cambio. Militante del PNV con experiencia política, ex profesor de música y ex gestor en un banco, Alberdi se ha propuesto hacer más visible socialmente y dotar de mayor versatilidad a este conjunto que en 2005 ofreció más de un centenar de conciertos y llegó a 151.000 espectadores. En su gestión, dice, "primará el interés artístico".

Pregunta. ¿Su gestión va a ser continuista?

Respuesta. Me he encontrado a la orquesta en un buen momento. La gestión anterior ha sido positiva y me gustaría ser continuista en algunas cosas, pero creo que es mi obligación realizar mis propias aportaciones para ofrecer a la orquesta lo que más necesita. Nuestra primera cita es la del 25º aniversario y quisiera aprovechar la efeméride para que el conjunto llegue a foros en los que normalmente no se ha presentado: colegios, pequeños pueblos. El aniversario tiene que servir para socializar la orquesta como servicio público y patrimonio de todos.

"Tenemos que intensificar nuestra presencia internacional, pero en festivales o programas de abono de nivel contrastado"
"El mecenazgo es una gran asignatura pendiente. Sin subvención, la OSE sería inviable, como la mayoría de estos conjuntos"

P. ¿Ése es su principal reto?

R. La OSE está hoy totalmente consolidada. Lo que necesita es una versatilidad mayor, hacer repertorios diferentes. Ahora repetimos los programas cinco veces y trabajamos con un esquema de dos semanas. Para 2007-2008 me gustaría combinar programas quincenales y semanales. Nos queda mucho siglo XX y mucho siglo XXI por hacer, además de música barroca y clásica-neoclásica que puede ser interesante para los músicos y para el público. Creo que una mayor versatilidad es necesaria para la madurez de la orquesta y que otro de sus retos importantes es fortalecer su vertiente didáctico-pedagógica. Todas las orquestas nos enfrentamos al reto de renovar al público, que en el futuro va a consumir una diversidad mayor de manifestaciones artísticas.

P. ¿La internacionalización queda fuera de las prioridades?

R. Es un tema en el que continuamente tenemos que mejorar. Hay que intensificar la presencia internacional, si se puede, porque ahí siempre dependes de la dotación presupuestaria, pero en festivales o dentro de programas de abono de nivel contrastado. Está casi cerrada una gira potente de seis conciertos para 2007 y estamos trabajando en esa línea para otras temporadas. Continuamos, además, con el intercambio de orquestas del Estado o francesas.

P. Tiene un currículum de perfil musical, político y gerencial. ¿Cuál va a primar?

R. Absolutamente, el artístico. El interés es claro. Hay que mejorar el nivel de la orquesta, la calidad de sus intervenciones y su presencia social.

P. ¿No escatimará gastos?

R. En lo que se refiere al presupuesto, como todas las entidades culturales, estaremos continuamente reivindicando espacio en las partidas.

P. Es un hombre de partido. ¿Va a dar mucha guerra?

R. Ahora soy un hombre de la Orquesta de Euskadi.

P. ¿La OSE puede soñar con ser autosuficiente?

R. Es muy difícil. En España el tema del mecenazgo privado es una de las grandes asignaturas pendientes, y nosotros tenemos aportaciones importantes. Pero sin la subvención del Gobierno vasco sería absolutamente inviable, como la mayoría de las orquestas. Claro que hay que tender a que la generación de ingresos sea cada vez mayor. Nosotros tenemos un presupuesto de unos ocho millones de euros y estamos es un ratio de autofinanciación del 23-25%, gracias al importante número de abonados, 7.000.

P. A su llegada se ha encontrado con la dirección artística de Gilbert Varga y Christian Mandeal. ¿Apuesta por mantenerla?

R. La doble dirección musical es algo muy poco habitual, y en el caso de esta orquesta ha dado buenos frutos. ¿Para el futuro? Le diré que el contrato de los actuales directores vence en 2007-2008 y que la decisión todavía no está tomada.

P. ¿Pero se inclina usted por una única dirección?

R. El tema más importante de una dirección general es acertar en la elección de los directores musicales. Tengo una opinión clarísima al respecto, pero la decisión está en manos de la comisión artística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50