Axa se convierte en la primera aseguradora europea con la compra de Winterthur

La compañía francesa pagará 7.900 millones por su competidor suizo, filial de Crédit Suisse

La francesa Axa se convirtió ayer en la primera compañía de seguros de Europa por volumen de negocio y la tercera del valor en Bolsa, tras cerrar la compra del grupo suizo Winterthur por 7.900 millones de euros. El acuerdo de Axa con Crédit Suisse, propietario de Wintertur, contempla también la refinanciación de las deudas de la aseguradora helvética, cifradas en 1.000 millones de euros. Para ello, Axa realizará una ampliación de capital de 4.100 millones y obtendrá préstamos por 4.800 millones. Los costes de reestructuración serán de 520 millones. La operación se debería cerrar a final de año.

Más información

Axa quería equilibrar su cartera de negocio y Winterthur era una buena oportunidad porque aporta una gran cartera de seguros de vida, lo que le falta al gigante francés. De hecho, la actividad de Winterthur está compuesta en un 62% en seguros de vida y un 38% en coches y seguros generales. Esta es una de las claves de la operación, junto con la expansión geográfica. Con esta operación, Axa penetra con fuerza en el mercado de Europa del Este. Henri de Castries, presidente de Axa, calificó la operación de "oportunidad única para reforzar nuestra posición de líder en nuestro mercado central, el europeo, y de aumentar nuestra presencia en los mercados de gran crecimiento, especialmente en Europa del Este y en Asia".

Winterthur tiene 13 millones de clientes en 17 países y era, hasta ahora, una de las 10 aseguradoras generalistas más importantes de Europa; líder en Suiza y con un peso significativo en España, Alemania, Reino Unido, Holanda y Bélgica. En la nota en la que anunciaba la operación, De Castries destacó también la posición dominante de Winterthur en Polonia, República Checa, Hungría y Eslovaquia, y señaló que las actividades de la aseguradora suiza en Asia se "complementan" con las de Axa, especialmente en Japón, Hong-Kong y China.

Empresa en venta

Algunos analistas destacaron ayer el oportunismo de la aseguradora francesa al realizar la compra cuando los mercados llevan ya varios días a la baja. Crédit Suisse compró Winterthur en 1997 con la intención de vender pólizas y productos bancarios a sus propios clientes. El experimento ha resultado fallido y llevaba ya dos años intentando vender Winterthur para centrarse en exclusiva en su dimensión bancaria.

Un directivo de otra aseguradora apuntó ayer que el caso de Winterthur "es un claro ejemplo de que el negocio del seguro y el de la banca son diferentes y tienen difícil encaje. Los informes de los principales analistas apuntaban que era necesario buscar una salida para Winterthur, es decir, venderla para rentabilizarla".

Otros expertos, sin embargo, consideran que Crédit Suisse ha negociado con habilidad porque el coste total de la operación ha sido más alto de lo previsto. Los 7.900 millones pagados suponen abonar 11,6 veces el beneficio de Winterthur de 2005 y 1,56 veces su valor en libros.

La operación, por otra parte, podría abrir un periodo de adquisiciones y fusiones en el sector asegurador en los próximos meses, según la mayoría de los analistas. Las acciones de Axa cayeron ayer un 1,7% en la Bolsa de París, mientras que las de Crédit Suisse subieron un 1,33% en la de Zurich.

Axa registró en 2005 un beneficio récord de 4.170 millones de euros. La adquisición de Winterthur debería tener un impacto positivo sobre los beneficios de un 7% por acción a partir de 2009. Su clientela está constituida mayoritariamente por particulares y por pequeñas y mediadas empresas. Las sinergias que producirá la operación se estiman en 280 millones de euros en 2008. Axa confía en que en 2009 suba el beneficio por acción un 7% por esta compra. Los costes de reestructuración se sitúan en 520 millones, lo que hace presuponer que habrá despidos. Estos gastos se cargarán directamente contra los resultados de Axa.

Los 100.000 millones de activos gestionados por Winterthur permitirán a Axa situarse entre los cinco primeros actores mundiales según la clasificación por gestores de activos, según cálculos de la empresa. La francesa declaró que tiene la intención de mantener en Suiza la dirección de las operaciones generadas en este país, en Europa Central y del Este, así como las actividades de gestión de riesgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de junio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50