Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Tour retira la invitación al Comunidad Valenciana

El grupo de Belda, excluido por la detención de Labarta en la Operación Puerto

El Tour de Francia anunció ayer, mediante un comunicado, que retira al equipo ciclista Comunidad Valenciana la invitación para participar en su próxima edición, que comenzará el 1 de julio en Estrasburgo. La razón es la implicación de su segundo director, Ignacio Labarta, en la trama de dopaje desarticulada por la Guardia Civil en la Operación Puerto. Labarta, que dimitió de su cargo para no perjudicar al grupo, fue detenido el 23 de mayo pasado al mismo tiempo que el director del Wurth, Manolo Saiz; el médico deportivo Eufemiano Fuentes, el hematólogo madrileño José Luis Merino Batres y el ex corredor de mountain bike Alberto León.

En su nota, la dirección del Tour recuerda que la invitación al Comunidad Valenciana, patrocinador institucional que heredó la estructura del antiguo Kelme, dirigido por Vicente Belda, estaba ligada a que el conjunto "se comportara irreprochablemente desde el punto de vista ético". El conjunto de Belda llevaba precisamente dos años sin recibir el beneplácito del Tour, pese al gran potencial de sus corredores, después de que en 2004 su ex corredor Jesús Manzano denunciara la práctica en su seno del dopaje organizado por Fuentes. Los dos años de purgatorio parecieron concluir en febrero pasado, cuando el equipo recibió la invitación del Tour.

El gozo ha durado nada. "No hay derecho", dijo Belda desde Oviedo. "No podemos hacer nada. Es una injusticia que debería hacer reaccionar al secretario de Estado para el Deporte, y una putada para los chavales, que llevan todo el año preparando con mimo, cuidado y carácter el Tour. Ya sólo faltaría que la Vuelta tampoco nos invitara".

El peligro citado por Belda de que la ronda española no les invite no es irreal. El director de la carrera, Víctor Cordero, ha recalcado últimamente que iban "de la mano con el Tour", que lo que uno hiciera el otro lo repetiría.

Su situación es diferente respecto al Astaná-Wurth, la nueva denominación del equipo propiedad de Manolo Saiz, también detenido en la Operación Puerto. En su caso, al ser equipo del ProTour, -lo que le da derecho a participar-, su exclusión debería decidirla el juez suizo Pierre Zapelli, presidente de la comisión de licencias del UCI ProTour. Su decisión debe, por lo tanto, basarse no en sospechas, sino en hechos establecidos. Y, dado que el juez del caso aún no ha levantado el secreto de sumario ni ha llamado a declarar a Saiz, el alcance de su implicación y de la de sus corredores - uno, Ángel Vicioso, quien, según las grabaciones de la Guardia Civil, recurría a los servicios de Fuentes, ganó ayer la etapa de la Vuelta a Suiza- no pasa del valor de sospechosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de junio de 2006