Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Tenis | Roland Garros

Medina cae ante Clijsters y acaba la presencia femenina española

Ya no quedan tenistas españolas en Roland Garros. Ni siquiera se ha llegado al primer domingo y la situación ya es irreversible. Desde que Arantxa Sánchez Vicario y, este mismo año, Conchita Martínez anunciaron su adiós, ése parece el destino irremisible del tenis femenino español. Ayer, en la pista central, Anabel Medina, de 23 años, fue la última en perder: frente a la belga Kim Clijsters por 6-3 y 6-4. Aunque llegó a ir dominando por 3-1 en la manga inicial, el partido tuvo poca historia a pesar de que Clijsters no estuvo precisamente en su mejor día.

"El problema", confesó Mico Margets, capitán del equipo español de la Copa Federación, "es que Anabel acabó el partido con un solo golpe ganador. Y eso no es lo normal en ella. Habitualmente, suele realizar al menos 11 o 12". La cuestión, en cualquier caso, es que Medina es el estandarte del tenis femenino español actual y que, cuando se topa con las primeras jugadoras del ránking mundial, no puede con ellas. "Tiene golpes. Tal vez podría hacerlo. Pero le falta confianza en sí misma. Debería convencerse de que es capaz", sintetiza Margets.

La situación es que este año sólo una jugadora se clasificó para los octavos de final del Open de Australia, Vivi Ruano, y que en Roland Garros sólo Medina alcanzó esta ronda. Y, echando un vistazo a los años precedentes, la situación es todavía peor. En 2005 sólo en un torneo del Grand Slam hubo una española en los octavos de final: Nuria Llagostera en París. En 2004, ninguna en los cuatro torneos grandes, y en 2003, una en Australia -Medina- y dos en Roland Garros -Magüi Serna y Conchita Martínez-.

Objetivo, llenar el vacío

Desde que Conchita Martínez alcanzara la final de Roland Garros en 2000, el último apunte de la época magistral que llevó a Arantxa y a ella misma a ganar cinco títulos del Grand Slam y cinco Copas Federación desde 1989 a 2000, las tenistas españolas sólo han alcanzado los cuartos de final de un grand slam en tres ocasiones: dos Conchita -Wimbledon 2001 y Roland Garros 2003- y otra Vivi Ruano -Open de Australia 2003-.

La caída es evidente y se trasluce también en la clasificación mundial, donde hay siete jugadoras entre las 100 primeras y sólo otras tres entre la 100 y la 280, y una de ellas es Conchita, que va desapareciendo del mapa. "Ése es el objetivo que nos hemos planteado en la federación: llenar este gran vacío", reconoce Margets, que dirige el plan de desarrollo del tenis femenino en España; "hay algunas jugadoras que apuntan, como la recuperada María José Martínez, o las jóvenes Carla Suárez, de Canarias, y Estrella Cabeza, de Sevilla. Pero será un trabajo duro. Curiosamente, en los últimos tres años España es el único país que ha alcanzado siempre las semifinales de la Copa Federación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de junio de 2006