Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Arsenal, acusado de utilizar al Beveren para formar jóvenes

El club londinense admite que pagó 1,5 millones en 2001 "para estabilizar" las finanzas del belga

La FIFA investiga al Arsenal para dilucidar si ha controlado de manera ilegal al equipo de la Primera División belga Beveren para nutrirse de jugadores africanos. El club londinense admitió ayer que en el año 2001 hizo llegar dinero al Beveren, 1,5 millones de euros, para estabilizar sus finanzas, pero niega que controlara su gestión. Si se probara lo contrario, el Arsenal podría ser multado e incluso apartado de la Liga de Campeones.

Las relaciones entre el Beveren y el Arsenal están desde hace años bajo sospecha. Una investigación del informativo de la BBC2 Newsnight ha conseguido ahora probar la relación financiera entre ambos equipos e incluso ha puesto bajo sospecha al entrenador, Arsène Wenger, por su relación con una academia de formación de jugadores en Costa de Marfil. La academia captaba jóvenes jugadores de 12 años, los formaba y los vendía a grandes equipos europeos, obteniendo una rentabilidad del 300% a sus inversores.

Wenger, el técnico, bajo sospecha por su relación con una academia de niños en Costa de Marfil

Según la BBC, Wenger puso 45.000 euros en la academia -un proyecto de su amigo y ex jugador internacional francés Jean Marc Guillou- y esperaba obtener a cambio 150.000 euros. Wenger dice que hubo un malentendido y que ese dinero era una donación y no una inversión. Como el Arsenal compró jugadores a la academia, Wenger se habría lucrado personalmente en esas operaciones, algo que le está prohibido porque él es el entrenador del Arsenal y estaba, por lo tanto, involucrado al mismo tiempo en la decisión de comprar y en la de vender.

La academia -de la que han salido jugadores como Touré, Eboué y la mitad del equipo que Costa de Marfil presentará en el Mundial de Alemania- empezó a encontrar problemas para obtener permisos de trabajo para que sus jóvenes talentos pudieran ir a Europa y Jean Marc Guillou tuvo la gran idea: comprar un equipo en Bélgica porque la Federación Belga es muy laxa con los jugadores africanos. Una vez en Europa, los jugadores podrían ir a las grandes ligas sin problemas.

Guillou y otros socios compraron el Beveren en 2001, pero entonces nadie quiso decir nunca de dónde salió el dinero. Las autoridades belgas, que empezaron a investigar al Beveren cuando llegó a alinear a 10 jugadores de Costa de Marfil al mismo tiempo, sospechaban que el dinero procedía de traficantes mafiosos. Ahora se sabe que fue el Arsenal el que puso el dinero, aunque el club londinense niega que obtuviera a cambio la gestión.

Sí admitió ayer que ha tenido "una relación técnica con el Beveren desde 2001" que ha beneficiado a ambos equipos: "una plataforma para compartir métodos de entrenamiento y la posibilidad de prestarse jugadores mutuamente". De esa relación surgió el fichaje de Eboué, una de las revelaciones de la liga inglesa en esta temporada.

El programa Newsnight afirma haber accedido a documentos que prueban que Guillou era accionista de la academia de Costa de Marfil; de un contrato firmado por David Dein, vicepresidente y hombre fuerte del Arsenal, para prestar sin intereses 12 millones de francos belgas (300.000 euros) a un tal Raoul de Waele con el que se constituyó Goal, la compañía que compró el Beveren; y copia de una declaración del presidente del Beveren, François van Hoof, a la policía belga en la que afirma que el Arsenal es el socio mayoritario de Goal a través de un hombre de paja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 2006