Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena perpetua para el único terrorista que sobrevivió a la matanza de Beslán

Durante el asalto de 2004 al colegio ruso murieron 331 rehenes, la mayoría niños

Nurpashá Kuláyev, miembro del grupo separatista que hace dos años tomó la Escuela Número Uno de la ciudad norosetia de Beslán, fue declarado culpable de todos los cargos que se le imputan -ocho artículos del Código Penal- y sentenciado ayer a cadena perpetua. Tamerlán Aguzárov, juez del Supremo de Osetia del Norte, señaló que Kuláyev, de 24 años, merecía la pena de muerte por los crímenes cometidos, pero explicó que en Rusia ésta no se puede aplicar debido a la moratoria que rige desde 1996. Kuláyev estaba acusado de terrorismo, secuestro y asesinato.

Kuláyev, el único de los 32 miembros del comando que fue capturado vivo, se había declarado inocente argumentando que fue obligado a unirse al grupo terrorista que en la mañana del primero de septiembre de 2004 interrumpió a tiros la fiesta de comienzo del curso escolar y se atrincheró en el mejor colegio de Beslán con más de 1.000 rehenes.

Al tercer día se desencadenó la tragedia, cuando por causas no determinadas explotaron dos bombas que los terroristas habían colocado en el gimnasio, donde mantenían a los rehenes. Entonces, según las autoridades, comenzó el asalto contra la escuela. Perecieron 331 rehenes, en su mayoría niños, algunos calcinados, otros alcanzados por las balas. Además, otros 728 resultaron heridos.

Una vez dictada la sentencia, algunos niños y madres de las víctimas trataron de atacar a Kuláyev, que fue protegido por la policía.

Gran parte de los sobrevivientes no creen a las autoridades, que, por boca de la fiscalía, afirman que no se cometieron errores durante la liberación de los rehenes. Como ha señalado Ela Kezáyeva, dirigente de La Voz de Beslán, "el fiscal no ha llegado hasta la verdad porque lo único que les preocupa es ocultar los crímenes de los servicios secretos". Para ella y muchos otros, no sólo los terroristas son culpables, sino que "también lo es el Servicio Federal de Seguridad".

La falta de confianza en las autoridades se debe, entre otras cosas, a que han mentido. Así, negaban que hubieran empleado tanques y lanzallamas durante el asalto a la escuela. Pero después, ante las pruebas recogidas por las comisiones de investigación, aseguran que lo hicieron cuando ya no había rehenes en el colegio. Y son muchos los que ponen en duda esta versión. En vísperas de la sentencia a Kuláyev, un especialista que testificó ante la comisión parlamentaria rusa llegó a la conclusión contraria. El diputado Yuri Savéliev, experto en física de combustión y explosiones, afirma que las fuerzas federales utilizaron los lanzallamas cuando en el colegio todavía había rehenes. Savéliev, al igual que los legisladores norosetios, no descarta que las explosiones ocurridas en el gimnasio pudieron haber sido motivadas por las acciones de las fuerzas especiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2006