El Banco de China capta 7.574 millones en la mayor salida mundial a Bolsa desde 2000

La demanda de acciones de la privatización supera 70 veces la oferta en el tramo minorista

El crecimiento de la economía china atrae a los ahorradores de todo el mundo. El Banco de China, la segunda prestamista del país, ha captado 75.478 millones de dólares de Hong Kong (7.574 millones de euros) en su salida a Bolsa en la ex colonia británica, según los colocadores. Se trata de la mayor oferta pública de venta (OPV) de acciones realizada en el mundo desde 2000 y la sexta de la historia. La demanda de acciones ha superado más de 70 veces la oferta en el tramo minorista, mientras que en el tramo institucional el exceso ha sido de 12 veces.

Si el banco ejecuta la opción existente e incrementa la oferta de títulos, como se espera, los ingresos de la OPV ascenderán a unos 8.700 millones de euros.

El Banco de China es el segundo de los cuatro grandes bancos del país asiático en salir a Bolsa en Hong Kong. El Banco de la Construcción captó 7.160 millones de euros en octubre pasado -desde entonces, sus acciones han subido un 43%-, y se espera que el número uno, el Banco Industrial y Comercial, logre unos 9.300 millones de euros a final del año.

La OPV del Banco de China -la mayor realizada en el país- será seguida de una colocación en el continente este verano, que se estima ascenderá a unos 1.200 millones de euros.

El banco estatal chino ha vendido 25.568 millones de títulos a un precio de 2,95 dólares de Hong Kong, cinco céntimos por debajo del máximo de la banda de la oferta, que había sido fijada entre 2,5 y 3 dólares. Las acciones comenzarán a cotizar el 1 de junio.

La caída que han experimentado los mercados en Asia en las dos últimas semanas no ha desanimando a los inversores, que han visto en la operación una excelente ocasión para aprovechar el auge de la economía china. Pekín revisó el martes pasado la cifra de aumento del PIB (producto interior bruto) del primer trimestre, y la situó en el 10,3%, una décima más del anunciado previamente.

El resultado de la operación valora la entidad china en 2,18 veces el valor en libros estimado para 2006, frente al 2,49 del Banco de la Construcción, y la sitúa como el décimo banco del mundo por detrás del japonés Mizuho Financial y delante del Banco Santander.

Pekín está sacando a Bolsa sus grandes bancos, como parte del proceso de reestructuración de una industria que se enfrenta cada vez a una mayor competencia extranjera. China tendrá que abrir completamente el sector a finales de este año, según los compromisos adquiridos con la entrada en la Organización Mundial de Comercio, en 2001.

Según el folleto de la colocación, el ratio de malos créditos del Banco de China -uno de los graves problemas que sufren las entidades financieras- fue del 4,9% a finales de 2005, cuando un año antes era del 5,5%. Antes de su salida a Bolsa, ha visto entrar en su capital a varias compañías extranjeras. Temasek (brazo inversor del Gobierno de Singapur), UBS y un consorcio liderado por el Royal Bank of Scotland han tomado participaciones cifradas en 3.970 millones de euros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción