Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Universitat de València denuncia ante la fiscalía el asalto de los ultras a la facultad de Derecho

La Universitat de València presentó ayer una denuncia ante la fiscalía por el asalto de un grupo de ultraderecha a la facultad de Derecho el pasado martes. El decano de la facultad, Carlos Alfonso, asegura que durante los hechos fue arrinconado, insultado y amenazado de muerte mientras algunos de los ultras trataban de agredirle. Una versión respaldada por varios testigos.

La planta baja de la facultad permaneció aquella mañana tomada durante 20 minutos por algo más de un centenar de afiliados y simpatizantes del partido Coalición Valenciana. Su presidente, Juan García Sentandreu, tenía pensado dar una conferencia acerca de la deriva de una universidad "donde ha anidado el catalanismo", según reza la carta de convocatoria de la formación política. La facultad había denegado la cesión de una sala de conferencias para celebrar el acto, lo que no impidió la reunión de las bases de Coalición Valenciana. La convocatoria había sido anunciada también en foros de Internet vinculados a grupos de extrema derecha, como España 2000.

El decanato de Derecho siguió recibiendo ayer denuncias de profesores, empleados y alumnos que aseguraron haber sido intimidados por los ultras. Según estas declaraciones, una estudiante negra fue insultada por el color de su piel; y varios jóvenes fueron amenazados, fotografiados, escupidos y perseguidos desde la cafetería del campus hasta la avenida de Blasco Ibáñez. Las agresiones físicas no pasaron de algunos empujones.

El asalto fue condenado unánimemente por los partidos políticos. El Partido Popular los calificó de "escándalo democrático"; el PSPV, de "atentado democrático contra la universidad"; Esquerra Unida recordó que no es la primera vez que la institución sufre ataques por parte de la extrema derecha; el Bloc opinó que la agresión "responde al clima de crispación que está animando la derecha" y la asociación Acció Cultural del País Valencià pidió al Consell "una condena contundente de los hechos".

El presidente de Coalición Valenciana presentó, por su parte, una querella contra el decano de Derecho por los delitos de injurias y calumnias. Sentandreu insistió en que acudió a la facultad a la hora en que debía comenzar la charla para informar a los reunidos de que había sido suspendido. Volvió a considerar "imprudente" la presencia del decano en el recibidor de su facultad. Y negó que tuviera la intención de dar un "mitin político" o que hubiera encapuchados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de mayo de 2006