Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NOTICIA EN LA RED

Los 'podcasters' españoles intercambian experiencias en unas jornadas en Málaga

Los asistentes analizan el futuro de este medio de comunicación basado en la distribución de archivos multimedia y fundan la primera asociación para promover el 'podcasting' en España

En apenas año y medio, el fenómeno podcasting se ha disparado. En la escala Google de seismos informáticos la palabra podcasting daba el 28 de septiembre de 2004 un resultado inapreciable: 24 entradas. Un mes después el temblor comenzaba a sentirse: 100.000 páginas. Esta semana, el término generaba en Google un tsunami de 302 millones de enlaces. Sin embargo, en España los efectos de este movimiento, con epicentro en Estados Unidos, son menores. Los pioneros españoles en la comunicación basada en la creación y distribución de archivos multimedia por Internet se reunieron el pasado fin de semana en Málaga para analizar el presente y tratar de vislumbrar el futuro de este medio cada vez menos marginal.

La parte teórica de las I Jornadas de Podcasting se celebró el viernes por la tarde y el sábado por la mañana en la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga. La elección de la sede no fue vana, ya que muchas de las reflexiones trataron sobre el impacto del podcasting en los medios de comunicación tradicionales. José Antonio Gelado, periodista y pionero del podcaster español con comunicandopodcast.com, destacó la accesibilidad de este medio: "No hace falta ser periodista para ser podcaster, pero los periodistas no deberían renunciar al podcasting. Debería ser obligatorio hacer un podcast para trabajar en la radio".

Rafael Osuna, de cabreados.org, un podcast abierto en noviembre de 2005 y que se nutre de quejas de la gente, resaltó la ventaja de poder escuchar los archivos en cualquier lugar y momento y de poder sindicarse a los podcast gracias al formato RSS. Osuna, ingeniero de telecomunicación, recordó que cuando se inició el fenómeno, la inmensa mayoría de las transmisiones eran sobre tecnología. "Ahora hay contenidos de todo tipo y ya es imposible escuchar todos los podcast".

Aspectos legales

Una de las charlas más seguidas fue la impartida por el abogado y podcaster Andy Ramos, que habló sobre los aspectos legales que atañen a este nuevo medio de comunicación. Ramos, creador de interiuris.com, habló sobre las sociedades de gestión de derechos de autor y sobre qué contenidos no entrarían dentro de la libertad de expresión. "Por ejemplo no se puede explicar cómo romper una medida tecnológica, del tipo vamos a explicar como fabricar una tarjeta pirata", aclaró.

La profesora de la Universidad de Málaga Sonia Blanco, aspirante a podcaster, alertó sobre la falta de integración multimedia en los nuevos medios de comunicación de Internet. "Se está reproduciendo el esquema de los medios tradicionales, por un lado va lo blogosfera, por otro la podcastfera y por otro irá la videopodcastfera, y con esta parcelación se pierden posibilidades de comunicación", reflexionó Blanco, que aspira a que las jornadas de este año se repitan en 2007 bajo la forma de un congreso universitario.

En las jornadas también se redactaron los estatutos de la primera Asociación de Podcasting, creada para promover este medio. Jerónimo Palacios, de emigrando.com, destacó el futuro de los podcast como plataforma publicitaria. "Los podcast ofrecen audiencias muy especializadas y muy específicas, que pueden ser muy atractivas para los anunciantes, que de momento muestran bastante miedo a lo desconocido". Palacios animó a los asistentes a probar a suerte: "Con un micrófono de un euro, un software de grabación y un espacio web ya eres podcaster", aseguró Palacios, que cede 500 megas en su espacio web para futuros podcasters.

Las jornadas terminaron con un taller para iniciados en un centro social ocupado de Málaga. Allí se analizaron sistemas informáticos, todos ellos de software libre, para gestionar archivos de podcast y editar sonido. Además, los más expertos mostraron sus mesas de mezclas y sus micrófonos, con los que sus emisiones logran una pureza casi radiofónica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de mayo de 2006