Washington restablece relaciones con Libia

Tras 25 años de ruptura, el Gobierno estadounidense anunció ayer el total restablecimiento de sus relaciones diplomáticas con Libia, según informó la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, a través de un comunicado. Para llegar a esa decisión, Estados Unidos ha sacado antes al régimen de Muammar el Gaddafi de los países "patrocinadores del terrorismo". "No es una decisión a la que hayamos llegado sin antes evaluar minuciosamente el comportamiento de Libia", declaraba David Welch, secretario adjunto de Estado para Asuntos de Oriente Medio.

"El compromiso continuado de Libia en su renuncia al terrorismo y la excelente cooperación proporcionada a Estados Unidos y otros miembros de la comunidad internacional en respuesta a las amenazas comunes a las que se enfrenta el mundo civilizado desde el 11-S" han llevado al Gobierno de George W. Bush a acabar con más de un cuarto de siglo de silencio diplomático, se leía en el comunicado.

Washington rompió relaciones con Trípoli en 1980. El presidente Ronald Reagan lanzó ataques sobre Libia en 1981 y 1986, el último de ellos como respuesta a un ataque terrorista supuestamente con la firma de Gaddafi contra una discoteca de Berlín occidental frecuentada por soldados estadounidenses. Murieron dos ciudadanos de Estados Unidos.

Pero uno de los momentos de mayor tensión entre ambos países se vivió cuando el régimen libio fue responsabilizado del derribo en 1988 de un avión de la compañía Pan Am sobre la ciudad escocesa de Lockerbie en el que murieron 270 personas, la mayoría estadounidenses. Una pista de que la Administración Bush estaba a punto de cambiar su estatus respecto a Libia es el hecho de que el Departamento de Estado ha convocado en Washington a familiares de las víctimas de Lockerbie para una reunión la semana que viene.

La secretaria de Estado no dudó en utilizar ayer el anuncio para comparar la situación de Libia con la de Irán y Corea del Norte, asegurando que si la decisión adoptada en 2003 por el Gobierno de Trípoli ha desembocado en la actual apertura de relaciones lo mismo podría representar 2006 para los pueblos de Irán y Corea del Norte.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS