Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El candidato de CiU a la alcaldía de Girona se retira por amenazas de muerte anónimas

Carles Mascort, abogado y candidato de Convergència i Unió (CiU) a la alcaldía de Girona en las municipales de mayo de 2007, anunció ayer que renuncia a encabezar las listas de la federación nacionalista a causa de las amenazas de muerte anónimas que ha venido recibiendo desde que se anunció su intención de entrar en la política municipal. Estas amenazas, que ya denunció hace semanas, empezaron al poco de oficializarse su candidatura y, según explicó ayer, se incrementaron "en contundencia y credibilidad" extendiéndose a miembros de su propia familia.

El hasta ayer candidato leyó en su comparecencia ante la prensa una carta dirigida a los ciudadanos de Girona en la que expone los motivos que le han llevado a tomar esta decisión. Mascort asegura que ha intentado mantener la calma y su compromiso político, confiando en que con el tiempo los ataques remitirían. No obstante, aseguró que las amenazas más recientes, dirigidas incluso hacia su hijo pequeño, estaban "ligadas a circunstancias que las hacían más intimidatorias y creíbles que las precedentes". El letrado asegura haber llegado a la siguiente conclusión: "Mi ilusión y el proyecto ciudadano que tenía no pueden pasar por delante de la seguridad y la tranquilidad de mi familia".

Críticas al Ayuntamiento

Mascort agradeció las muestras de apoyo que ha recibido desde que decidió hacer pública su situación, así como la dedicación en intentar esclarecer el caso por parte de la consejera de Interior, Montserrat Tura, y de los responsables de los Mossos d'Esquadra. El candidato y su familia eran objeto de protección policial desde que las amenazas se volvieron más serias. En ellas se especificaba claramente que Mascort debía renunciar a ser candidato.

El hasta ahora candidato no ocultó que se siente dolido por la actitud pasiva de algunos sectores de la sociedad gerundense. Admitió que cree que el Ayuntamiento de Girona debiera haber hecho pública una condena de sus amenazas. Mascort sostiene que dicha condena debería haber tenido como objetivo no una muestra de apoyo a su persona, "sino dejar constancia clara del rechazo por parte del máximo exponente de la ciudadanía de un hecho antidemocrático como es el amenazar a un ciudadano que quiere ejercitar su derecho a servir y representar a su ciudad".

La investigación de los Mossos d'Esquadra trabajaba con hipótesis diversas: algún antiguo cliente dolido con su bufete o una persona relacionada con el trabajo de abogado de Mascort, o incluso alguna persona vinculada a Unió Democràtica. Esta posibilidad fue desmentida por la cúpula del partido democristiano. La renuncia de Carles Mascort abre un interrogante sobre la candidatura de CiU en Girona. Unió defiende que sea el segundo de la lista, el democristiano Jordi Fàbrega, quien ocupe el primer puesto, mientras que CDC prefiere nombrar a un cabeza de lista del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de mayo de 2006