Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La AVT reelige a Alcaraz como presidente tras retirar Broseta su candidatura

Francisco José Alcaraz fue reelegido ayer presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) por una abrumadora mayoría (601 votos a favor, 42 en contra y nueve abstenciones), tras retirar in extremis su candidatura a la presidencia Pablo Broseta, quien también se había presentado a la pugna en el último momento. La asamblea de socios fue la más multitudinaria en la historia de la AVT, debido a dos factores: a que se ha duplicado el número de asociados en los dos últimos años y a la llamada a la movilización en favor de Alcaraz, y en contra de Broseta, lanzada en los últimos días por medios de comunicación afines al PP, sobre todo la Cope, tal y como reconoció el presidente reelecto. Broseta ha acusado a Alcaraz de haber manejado la asamblea de forma "autoritaria" y "con falta de ética democrática".

Los prolegómenos de la asamblea habían estado marcados por una supuesta campaña de llamadas telefónicas a socios de la AVT para conocer el sentido de su voto y por la presentación de una candidatura alternativa que, en principio, Alcaraz había calificado de progubernamental. Así las cosas, la reunión celebrada en el Colegio Vicente Mosquete, de Madrid, reunió el voto de 738 miembros de la asociación (entre presentes y quienes habían delegado su sufragio, de unos 3.000 asociados censados), cuando la presencia habitual se sitúa entre 100 y 200 personas.

Las primeras votaciones sobre los distintos puntos del orden del día ya evidenciaron un amplio respaldo a la junta directiva saliente. La gestión de Alcaraz, por ejemplo, fue apoyada por 632 asociados (tanto presentes como por voto delegado), frente a 101 que la rechazaron. Esa votación fue la previa a la de la elección de la nueva dirección. Fue entonces cuando Pablo Broseta, hijo del catedrático y secretario de Estado con UCD asesinado por ETA Manuel Broseta, retiró su candidatura.

Posible impugnación

Broseta hizo público un comunicado en el que asegura "que las formas autoritarias de Francisco José Alcaraz habían impedido la participación y el debate de los asociados", ya que "el actual presidente de la AVT no ha dejado en ningún momento intervenir a ninguno de los muchos participantes de la asamblea". Por el contrario, Alcaraz aseguró ayer, tras la rueda de prensa para dar a conocer los resultados, que se había invitado "hasta tres veces" a Broseta a subir al estrado e intervenir, pero éste "se negó en todo momento".

Pablo Broseta, que se plantea impugnar la asamblea, asegura que el proceder de Alcaraz le obligó a retirar su candidatura y a "abandonar la sala donde se celebraba la asamblea junto con 200 asociados entre presentes y representados". Sin embargo, el desfase de sufragios entre la votación precedente a la de la elección de la junta directiva es de sólo 86.

Alcaraz anunció que va a ampliar la querella que pretende presentar por la campaña de llamadas a asociados, una vez que ha sabido por el propio Broseta que éste telefoneó a socios para conocer su opinión. Dichas llamadas fueron efectuadas a un número de socios que Alcaraz no pudo precisar por una empresa "que decía estar contratada por la AVT, suplantando la personalidad jurídica de la entidad".

Alcaraz, presidente de la AVT desde 2004, anunció que la línea que piensa seguir es "continuista", aunque aprendiendo de los errores del pasado. "Vamos a seguir defendiendo la memoria, la dignidad y la justicia de las víctimas de forma activa, no sólo en la calle, y vamos a lanzar una campaña para saber la verdad sobre lo que ocurrió el 11-M", subrayó el presidente. Esas movilizaciones se van a extender fuera de Madrid, donde las manifestaciones de la AVT han cosechado un notable éxito.

El reelegido rehusó opinar sobre la entrevista a miembros de ETA, anunciada de ayer para hoy por el diario Gara, y subrayó que no piensa hablar de "proceso de paz, sino de negociación y rendición. Nosotros no estamos dispuestos a consentir que ETA logre sus objetivos".

Alcaraz confesó que en los últimos días ha recibido una llamada del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. "Tuvimos un contacto para reunirnos en breve, cuando se normalicen un poco las cosas", explicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de mayo de 2006