Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simancas augura que en 2007 recuperará la presidencia que le arrebataron en 2003

Los socialistas proclamarán el 28 de mayo su candidato oficial a presidir la Comunidad

"No soy de los que dejan una tarea a medio terminar. En 2003 nos arrebataron injustamente la presidencia, y el año que viene culminaré la tarea de recuperarla". El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Rafael Simancas, se presentó ayer a las elecciones primarias a través de las que su partido designará a su candidato a presidir la Comunidad de Madrid. Fuentes del PSM consideran que ningún otro socialista concurrirá a las primarias y que el 28 de mayo será nombrado Simancas como el hombre que intentará desbancar a Esperanza Aguirre (PP).

Simancas, que en mayo de 2003 no pudo llegar a ser presidente de la Comunidad por la deserción de sus ex compañeros Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, aseguró que, tras las elecciones autonómicas de 2007, se convertirá en el "presidente de las soluciones". Frente a él, contrapuso el Ejecutivo de Esperanza Aguirre (PP), "centrado en ejercer de ariete contra el Gobierno de España" y que "últimamente se dedica a ganarse el respeto de alguna baronesa".

El candidato socialista asumió "en primera persona" que su reto en los próximos meses es convencer a los madrileños de que problemas como el fracaso escolar, las listas de espera en los hospitales, la carestía de la vivienda y la precariedad y siniestrabilidad laboral "se pueden y se van a resolver". Según Simancas, el principal adversario de los socialistas no son la derecha ni la presidenta del Gobierno regional, sino "la desmovilización, la resignación y la abstención".

En un tono desenfadado, Simancas reconoció no ser "la alegría de la huerta", pero sí presumió de un carácter "teutón", basado en el rigor, el trabajo, la solvencia y el servicio incondicional a la sociedad madrileña. El líder del PSM, que sacó a relucir su origen humilde y su entorno familiar "auténticamente de izquierdas", aseguró tener un mérito innegable: "Soy el secretario general del PSM con mayor margen de confianza". Y para demostrarlo, pidió la corroboración de su compañero Joaquín Leguina, que fue el primer presidente de la Comunidad.

"Esta Comunidad puede ser la de las personas, y no la de las tuneladoras y del negocio fácil", arengó Simancas a un reducido auditorio de incondicionales en la sede del PSM, en la calle de Miguel Fleta (San Blas). El candidato prometió a los madrileños una buena ordenación del territorio, una política urbanística al servicio de los ciudadanos y un tráfico mínimamente ordenado.

Horas antes, Simancas se había reunido con los vecinos de Carabanchel y Latina, preocupados por el futuro del aeródromo de Cuatro Vientos, informa Jesús Sérvulo González. El líder socialista propuso una "mesa de diálogo en la que participen las tres administraciones y las asociaciones vecinales" de Cuatro Vientos. Simancas pidió que las 130 hectáreas del aeropuerto se destinen a equipamientos sociales, "como reclaman los vecinos", y no sólo a zona verde, "según los planes del Gobierno de Aguirre". El dirigente socialista propuso que el nuevo emplazamiento del aeropuerto sea planeado y gestionado por la Comunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de mayo de 2006