El Supremo apoya a Anna Nicole Smith

La antigua estrella del destape Anna Nicole Smith se alzó ayer con una importante victoria legal en su particular batalla por la fortuna de su difunto esposo, el magnate petrolero Howard Marshall, después de que el poderoso Tribunal Supremo apoyara su causa. La popular chica playboy se casó con Marshall en 1994, cuando éste tenía 89 años. Murió un año después. Smith, que es 63 años más joven que el multimillonario tejano, lleva una década de tribunal en tribunal defendiendo su derecho a la parte de la jugosa tarta que le corresponde, y que se disputa con el único hijo del magnate, Pierce Marshall, que se declara único heredero. La fortuna en juego se estima en 1.600 millones de dólares (1.267 millones de euros). El caso se ha convertido en todo un espectáculo mediático y no tiene visos de que vaya a terminar pronto. El Supremo considera que la popular stripper debe tener la oportunidad de defenderse ante un tribunal federal y el expediente vuelve ahora a California. Pero Pierce Marshall, 32 años mayor que Anna Nicole, no se da por vencido y ayer aseguró que seguirá luchando por preservar el feudo de su padre y limpiar el nombre de su familia. El magnate ya premió en vida a la chica playboy con 6,6 millones de dólares (5,2 millones de euros) en regalos, que incluían dos casas, joyas y ropa. Además, creó un fondo por el que Anna Nicole Smith podría recibir dinero tras su muerte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS