Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El futuro de Marbella

"Una semana intensamente loca"

El presidente de la gestora de Marbella atiende los múltiples frentes abiertos en la ciudad

El abogado socialista Diego Martín Reyes (Málaga, 1952) intuía que presidir la comisión gestora de Marbella sería un trabajo duro. Durante esta semana ha comprobado que para mitigar los fuegos del convulso consistorio será necesaria una excelente mano izquierda, de la que dispone, pero además una extraordinaria cintura política, que aún deberá desarrollar. EL PAÍS ha acompañado a Martín Reyes en sus primeros siete días al frente del Consistorio.

- Lunes

7:30. Sale de su casa de Málaga en su coche para dirigirse al Ayuntamiento marbellí, después de jurar el cargo el viernes anterior. En el consistorio se reúne a las 8.15 con los miembros de la comisión gestora para preparar el primer pleno. Antes de la sesión un periodista le pregunta: "¿Qué tal va todo?, ¿sobre ruedas?". Su respuesta es metafórica pero transparente: "Imposible, tengo un coche con las ruedas cuadradas".

"Me sorprende lo relajado que se muestra en sus declaraciones", dice de él otro gestor

"Cuando voy a firmar, la mano se me paraliza a mitad de firma. Es bastante desagradable"

9.00. Pleno extraordinario de sólo tres minutos para aprobar el reglamento de la gestora. A continuación recibe la visita del secretario de la corporación, Leopoldo Barrantes, imputado por la operación Malaya, y que le solicita su baja laboral. El interventor ejercerá de cicerone del presidente por el Ayuntamiento.

Tras atender a distintos medios de comunicación, Martín Reyes se reúne con los funcionarios de los vehículos municipales y representantes de la aseguradora. Después mantiene una charla con diferentes funcionarios, a los que les reclama información sobre múltiples expedientes.

15.30. Comida en el Casino de Marbella. Presentación ante el presidente de la institución, y almuerzo con los representantes de los seguros.

17.00. Despacha con el nuevo jefe de la Policía Local de Marbella, Rafael Mora, y dos abogados externos del Ayuntamiento. Estudia expedientes con el asesor externo de las sociedades municipales. Convoca una reunión de la comisión permanente.

19.00. Encuentro con el vocal de Hacienda y Seguridad Ciudadana, Carlos Rubio. A continuación, se reúne con los gestores de IU, Eduardo Zorrilla y Miguel Díaz para repasar sus áreas. La cita es ahora con la tesorera en funciones, Eloisa de Juan, para evaluar el inventario municipal. A las 22.00 acude a un programa de una televisión marbellí, que se prolonga hasta la medianoche.

00.00. Su chófer, Paco, le mira severo: "Como cojas el coche a esta hora y con esa cara, tendrás un accidente seguro", afirma. Martín Reyes deja su automóvil en Marbella.

1.00. "Llego a casa reventado. Mi mujer me pregunta si este horario se repetirá todos los días hasta mayo de 2007".

- Martes

7.30. El chófer lo recoge en Málaga. "Me da cierta grima tener a un señor trabajando tanto tiempo para mí, la verdad", dice. Nada más llegar al Ayuntamiento, se reúne con los miembros de la comisión gestora para analizar el reglamento y perfilar los asuntos para el próximo pleno.

10.00. Despacha con el sustituto del secretario municipal, Manuel Velasco. Firma decretos en su despacho. "Bromeo continuamente para liberar la tensión, y los chistes me sirven para hacerlo más llevadero", confía. La primera sorprendida por este sano bálsamo es su secretaria, Lucía, a pesar de que ha visto de todo por el despacho de alcaldía en estos últimos años. "La verdad es que con este ritmo la tengo machacadita", admite. Las llamadas de teléfono cubren todos los frentes: desde los compañeros de la comisión gestora, hasta autoridades provinciales y regionales. "Afrontamos necesidades tremendas". En la reunión de la comisión permanente, a la que asisten todos los vocales, el presidente se muestra conciliador y pide disculpas a los representantes del PP por unas declaraciones suyas del día anterior, y que originaron su queja al no estar la postura de la gestora consensuada.

13.00. Se estrena como casamentero. Es la primera pareja que acude a contraer matrimonio tras la disolución del Ayuntamiento, el novio supera los 70 años.

13.30. Atiende a medios de comunicación y revisa expedientes que ha solicitado.

15.00. Pausa para comer.

17.30. Atiende a más medios de comunicación y firma decretos a lo largo de toda la tarde. "Todos los vocales somos inexpertos en la tarea pública y me noto estresado. Cuando voy a firmar, la mano se me paraliza a mitad de firma. Es bastante desagradable"

21.15. Telefonea a su esposa, que está en Bruselas con unos amigos, en un viaje que él ha tenido que cancelar.

- Miércoles

9.00 Reunión con los delegados de la comisión gestora para perfilar el próximo pleno. Revisa el resumen de prensa. "Apenas si he podido leer los titulares".

12.00. Acude a la celebración del tercer Día de la Provincia en Mijas y se convierte en el centro de todas las miradas sin pretenderlo. Al regresar, un vecino le detiene por la calle: "Perdone que le aborde así, pero le voy a enseñar unos locales del Ayuntamiento que no se usan y son perfectos", le dice. Martín Reyes llama a su secretaria para que tome nota, ya que estos días elaboran el inventario de bienes municipales.

Sale a fumar a la Plaza de los Naranjos. Los cigarrillos que no ha fumado durante el día, los ha consumido al final de la jornada.

14.00. Consulta por teléfono a compañeros de la Facultad de Derecho para tener una tercera opinión sobre asuntos delicados.

17.00. "Leo expedientes y atiendo visitas inesperadas, entre ellos algunos vocales, que claro, no piden cita previa y los voy encajando como puedo". Despacha con la delegada de personal, Josefa López, el resumen de los gastos de las distintas áreas.

"Comprendo el interés de la noticia y que la gente se tiene que enterar de que estamos trabajando, pero a veces sencillamente es que no te deja trabajar", comenta. Su experiencia docente y tener una hija periodista le proporcionan empatía y paciencia exquisitas hacia los redactores, acostumbrados a inenarrables excesos verbales durante la era Gil.

20.15. Es el día que sale más temprano del consistorio, aún con luz. Posteriormente, el vocal Eduardo Zorrilla mantiene una conversación con Martín Reyes a partir de las once de la noche.

- Jueves

9.00. Suspende la entrevista con un asesor de las sociedades municipales para firmar unos documentos urgentes.

10.00. Inaugura la feria de jardinería Marbella Garden en el Palacio de Exposiciones. A su regreso mantiene una reunión para tratar las prestaciones de los seguros del Ayuntamiento

12.00. Reunión con los otros quince vocales para perfilar el pleno. "Además de las cuentas nos quita el sueño lo que está publicando la prensa sobre los vocales", confiesa uno de los gestores.

13.00. En la sesión plenaria extraordinaria y urgente se aprueban los consejos de administración de las empresas municipales.

14.00. Se reúne con el secretario para evaluar los dieciséis puntos aprobados en el pleno. Luego despacha con los otros cinco vocales propuestos por el PSOE.

15.30. Comida en un restaurante cercano al consistorio.

16.30. Celebra la cita pospuesta por la mañana con el asesor de las empresas.

19.00. Entrevista con un periodista y reunión con los abogados de ex altos cargos de la anterior corporación.

22.15. "Como algo ligero en casa". Apenas ha podido disfrutar de tiempo libre, y sus últimas lecturas, Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar y Berlín, la caída: 1945, de Anthony Beevor, llevan aparcadas casi dos semanas. También está olvidada de momento su pasión por los trenes eléctricos y el automatismo.

- Viernes

9.00. Entrevista con la televisión alemana ARD. "Será una estupenda ocasión para la difusión turística", comenta. A continuación, se reúne con el jefe de gabinete del consejero de Presidencia, Antonio Mena, para el cruce de informaciones entre la comisión gestora y la Junta, que ofrecerá una ayuda vital para remontar el vuelo financiero. Se incorpora el consejero Gaspar Zarrías para esbozar las condiciones de un préstamo blando.

12.00. Rueda de prensa para explicar la ayuda de la Junta. Martín Reyes desvela el déficit de 8,5 millones mensuales que padece el consistorio y sale en defensa de su vocal de Urbanismo, Rafael Duarte, cuestionado por el PP tras conocerse que redactó informes para el Ayuntamiento de Manilva. "No dudo de su honorabilidad", asegura. Posteriormente Zarrías invita a los miembros de la comisión permanente a comer en el restaurante Santiago. "No acudiremos todos para no hacer ostentación...", comenta.

17.00. Regreso al Ayuntamiento para firmar documentos, transferencias y nóminas de empleados municipales. Se reúne con la mayoría de los vocales para intentar sin éxito consensuar un documento de apoyo al vocal Duarte.

"Lo conocía más duro. Esta semana me ha sorprendido lo relajado que se ha mantenido en todas sus declaraciones", confía Eduardo Zorrilla, abogado que coincidió con Martín Reyes en la empresa pública de aguas Acosol.

19.00. Cancela la presentación de un concurso de carteles para las fiestas de San Bernabé.

22.45. Abandona el consistorio para llegar a Málaga a las 23.30. Termina la jornada "preocupado, muy preocupado, soportamos mucha presión". "Ha sido una semana intensamente loca o locamente intensa, cualquier definición es válida para estos cinco días".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 2006