_
_
_
_

Un tercio de los 96.000 coches con la nueva tarjeta no tiene plaza en la calle

El Ayuntamiento dice que es más fácil aparcar con los parquímetros

Un total de 95.950 vecinos de los 25 barrios en los que la red de parquímetros se implantó el pasado 1 de marzo han pedido y obtenido la tarjeta de residente, que les permite aparcar en las plazas verdes por 24 euros al año. Pero en esos barrios sólo hay 59.189 plazas verdes, lo que significa que más de 36.700 residentes (más de un tercio) han pagado la tarjeta pero no tienen plaza asegurada. "Es imposible asegurar la plaza. Milagros no hacemos. Pero el servicio sí hace que ahora sea más fácil aparcar", argumentan desde el Ayuntamiento. El PP subraya, además, que el tráfico ha descendido un 3% (20.000 coches menos) en un mes.

El concejal de Seguridad y responsable de Movilidad, Pedro Calvo, hizo ayer balance del primer mes de ampliación del servicio de estacionamiento regulado (SER) en 22 barrios del interior de la M-30 y tres cascos históricos de la periferia. Según Calvo, el balance es positivo por dos motivos: en primer lugar, porque en un mes el tráfico en el interior de la M-30 "ha descendido un 3%", lo que significa que en abril cruzaron la M-30 cada día 654.750 coches para entrar en la almendra central, 20.250 menos de los que entraban en marzo. Para hacer esa comparación, se han tomado los datos de dos semanas "normales" de marzo y abril, excluyendo las jornadas festivas de Semana Santa. Los mayores descensos se han producido en la entrada a Madrid por el este (casi un 8% menos de vehículos cada día), mientras que la bajada apenas se ha notado en el sur (1,6% menos).

El segundo motivo de alegría para el concejal es el elevado número de tarjetas de residentes expedidas. "Hasta ahora, en los barrios que ya tenían SER antes del 1 de marzo había 76.299 tarjetas de residentes. En los barrios de nueva implantación se han expedido 95.950 tarjetas, lo que supone un gran aumento. Parece que no han triunfado los llamamientos que hicieron algunos a la desobediencia fiscal", afirmó Calvo ufano, en referencia a la portavoz del PSOE, Trinidad Jiménez, que el pasado febrero invitó a los ciudadanos a una "rebelión pacífica" contra los parquímetros.

"Milagros no hacemos"

La lectura menos optimista de esos mismos datos dice que hay 36.761 tarjetas de residentes más que plazas verdes. Ya en la primera zona SER, la existente antes del 1 de marzo en los distritos más céntricos, existía un desfase entre el número de plazas para residentes (68.060) y el número de residentes con distintivo (76.288), pero no era tan grande.

"El Ayuntamiento cobra por un servicio que no garantiza. Dice que el SER está pensado para el residente, pero no le asegura la plaza de aparcamiento, sino sólo la posibilidad de que a lo mejor encuentra una plaza. Que lo digan claramente", protestó el edil socialista Manuel García-Hierro, que tampoco se cree los datos de descenso del tráfico en el mes de abril. "Si fuera verdad que hay menos coches, la velocidad media de los autobuses de la EMT habría subido, y no es así", afirmó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Nadie tiene asegurada una plaza de aparcamiento en la calle, eso es absurdo y, sobre todo, imposible. Milagros no hacemos", replicaron desde la Dirección General de Movilidad. "Hay muchos más coches en Madrid [3,8 millones matriculados en la ciudad] que sitio para aparcar. Lo que se consigue con la implantación de los parquímetros es reservar al menos el 75% de las plazas para residentes, y eso hace que éstos tengan más probabilidad para encontrar sitio".

Responsables municipales restaron importancia a que la diferencia entre el número de plazas verdes y el de tarjetas de residente se haya multiplicado por cinco tras la última extensión del SER. "Los nuevos barrios tienen más población. Por eso hay más vecinos que piden el distintivo. Y el sitio para pintar las plazas es el mismo", afirmaron estos dirigentes. Pedro Calvo insistió en que está dispuesto a negociar que parte de las plazas pintadas azules (el 25%, reservadas para visitantes) se conviertan en verdes.

Julio Misiego, de IU, estuvo de acuerdo en que es imposible garantizar una plaza para cada vecino, pero exigió que se mitigue ese problema construyendo más aparcamientos subterráneos para residentes.

Por otra parte, la Plataforma de Vecinos en Hortaleza convocó ayer un "referéndum popular" para preguntar a los residentes si están de acuerdo con la implantación del SER en el casco histórico de este distrito periférico. Hortaleza tiene 155.000 habitantes, de los que unos 6.500 viven en el casco histórico, según cálculos de los convocantes. En el referéndum participaron 3.198 personas, de las que sólo ocho apoyaron la implantación de los parquímetros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_