Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno desvincula a ETA de los ataques de violencia callejera

Zapatero mantiene el calendario que se marcó para el plan de paz

El Gobierno descartó ayer que ETA haya ordenado los últimos actos de terrorismo callejero en Navarra y el País Vasco. Por eso, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero mantiene, de momento, el calendario previsto para la verificación del alto el fuego permanente de ETA y planea comparecer en el Congreso en junio, antes de iniciar el diálogo oficial con la banda terrorista, según anunció ayer Fernando Moraleda, secretario de Estado de Comunicación.

MÁS INFORMACIÓN

Moraleda aclaró que Zapatero atrasaría su comparecencia en el Congreso si la verificación del alto el fuego mostrase signos de que la actividad de ETA continúa en cualquiera de sus frentes. "No hay razones para cambiar el objetivo, pero puede haberlas en el futuro, y lo importante ahora es determinar que estamos ante un proceso de verificación en el que el alto el fuego pasa a ser un hecho constatable. Tenemos que confirmar que ETA pasa de las palabras a los hechos", dijo. El secretario de Estado aseguró que la investigación de los ataques de Barañáin (Navarra) y de Getxo (Vizcaya) apuntan a "que no se trata de una orden de ETA, aunque habrá que esperar al resultado final del trabajo de las fuerzas de Seguridad del Estado".

Moraleda aclaró que aunque se trate de hechos "aislados y descontrolados, han de combatirse sin la más mínima excusa".

Aunque será riguroso en el cumplimiento de las condiciones para que el presidente informe al Congreso si ETA cumple o no el alto el fuego en todos sus aspectos, el Gobierno tiene interés en que se cumpla el calendario anunciado por Zapatero en Bruselas el pasado 23 de marzo, al día siguiente del anuncio realizado por la banda terrorista. Por tanto, prevé comparecer a primeros de junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de abril de 2006