Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad aplaza hasta 2008 el fin de la construcción del tren entre Móstoles y Navalcarnero

La consejera de Transportes e Infraestructuras, María Dolores de Cospedal, aseguró ayer que las obras de construcción del tren que unirá Móstoles y Navalcarnero estarán terminadas en 2008. La consejera hizo este anuncio en Navalcarnero, donde presentó el proyecto de la futura línea ferroviaria que comunicará este municipio con Móstoles y el parque Coimbra, y que comenzará a construirse este. Hace sólo cuatro meses, De Cospedal anunció que el tren estaría en funcionamiento en otoño de 2007.

La nueva infraestructura dará servicio a los 16.000 vecinos de Navalcarnero y al resto de los municipios de su comarca, así como a los que se trasladen a los futuros desarrollos urbanísticos de la zona. El diseño tendrá las características de la línea de cercanías y los trenes alcanzarán hasta 100 kilómetros por hora, aunque tendrá el inconveniente de que las paradas se pondrán cerca de las zonas habitadas, pero no dentro para no crear heridas urbanas. Las obras costarán 190 millones y el proyecto recoge la construcción de 13 kilómetros de vías, diez en superficie y tres bajo tierra. El trayecto comenzará en la estación Móstoles Central, donde se prevé la construcción de un intercambiador para que los viajeros puedan hacer transbordos con Metrosur y la línea C-5 de cercanías.

El portavoz de Transportes e Infraestructuras del PSOE en la Asamblea de Madrid, José Quintana, acusó al Gobierno de Esperanza Aguirre de impedir "que el tren de verdad llegue a Navalcarnero" y aseguró que "el tranvía" que proyecta construir en 2008 entre esta localidad y Móstoles, al que calificó de "chiquitrén", tiene "el único y evidente objetivo de hacer propaganda electoralista".

El diputado socialista afirmó que, con la presentación de este proyecto, la consejera de Transportes e Infraestructuras "se ha tirado a la piscina, al proyectar un tranvía a Navalcarnero y venderlo como si del tren se tratara". "Este chiquitrén se proyecta sin consultar al Ministerio de Fomento, sin coordinarse para realizar un plan riguroso de cercanías que una Madrid con Navalcarnero sin transbordos y sin tener que pagar dos veces", apuntó Quintana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de abril de 2006