_
_
_
_

Ibarretxe proclama que "la violencia se ha acabado" y no se permitirá "nunca más"

El 'lehendakari' declara que la única Constitución de los vascos son los derechos históricos

"La violencia se ha acabado", proclamó ayer el lehendakari, Juan José Ibarretxe, en la primera celebración del Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca) tras el alto el fuego permanente de ETA. Y será para siempre, aseguró, porque la sociedad vasca "no la permitirá nunca más". El lehendakari dijo también que ha llegado el momento del derecho a decidir y que su ejercicio se pactará según los derechos históricos, que definió como "la única Constitución de los vascos". Por su parte, el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, acentuó el "acierto" del Estatuto en 1979 y marcó distancias con la izquierda abertzale.

Más información
El sacerdote Alec Reid vislumbra el fin del terrorismo de ETA en dos años
Batasuna renuncia a convocar un acto propio y se suma al de Udalbiltza

El Aberri Eguna celebrado ayer por los nacionalistas vascos, sirvió a Juan José Ibarretxe y al presidente del PNV, Josu Jon Imaz, para fijar en los discursos sus posiciones ante la nueva situación, incluidos los matices que uno y otro imprimen.

Así, mientras el lehendakari hizo hincapié en la paz y el derecho a decidir y mencionó de nuevo la consulta popular, Imaz reivindicó la trayectoria histórica del PNV, con especial hincapié en lo acertado de su apuesta por el Estatuto de Gernika en 1979. Lo aprovechó para marcar distancia con la izquierda abertzale y poner el afianzamiento de la paz por delante de cualquier otra aspiración, aunque señaló que después "no se podrá obviar el derecho a decidir". Entre los dos oradores cubrieron todos los flancos posibles, incluida la descalificación de los socialistas como "expertos en pasar el cepillo al autogobierno", en palabras de Imaz.

Ibarretxe declaró que el día de ayer era más digno de festejar que nunca: "Además de la patria vasca, celebramos también la paz". "Hemos llegado hasta aquí por la exigencia de la sociedad vasca, que no permitirá nunca más que haya terrorismo en su suelo. Nunca más. La violencia se ha acabado", afirmó entre los aplausos de centenares de personas que llenaban la plaza Nueva de Bilbao.

Con ese final, llegan la hora y la oportunidad para la política, dijo, y se abre "la posibilidad inmensa" de que los vascos decidan su futuro. Ibarretxe dedicó en ese punto un recuerdo a las víctimas del terrorismo, "a quienes no podrán decidir".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ibarretxe diferenció entre la "verificación ética" del final efectivo del terrorismo y la "verificación democrática", que cifró en la apertura del diálogo sobre cuestiones políticas, en el logro de acuerdos y en la posterior consulta ciudadana, con la que se ejercitará "el derecho a decidir".

Ese ejercicio, aseguró, se pactará sobre la base de los derechos históricos, por cuya actualización y desarrollo pasará necesariamente "cualquier solución para este país", porque "la única Constitución de los vascos son los derechos históricos que amparan y respetan los textos constitucionales". "Hay que rescatar el valor de los derechos históricos", dijo, porque de ellos vendrá "el reconocimiento del derecho a decidir". A su juicio, nunca ha estado tan arraigada la idea de que el futuro pertenece a los vascos. "Decidiremos aquí" y el protagonismo "será vuestro", afirmó, adjudicando a partidos e instituciones el papel de "meros intermediarios".

Ibarretxe restó importancia a la división de los partidos nacionalistas en la celebración porque lo que cuenta, dijo, es que todos celebran lo mismo. No obstante, pidió una reflexión para el futuro y, de pasada, apeló también a la unidad dentro del PNV. "El partido tiene que estar fuerte. Eso sí es importante, trabajar unidos trabajar juntos", recalcó.

El presidente del partido, Josu Jon Imaz, se reservó el cometido de marcar las líneas rojas a la izquierda abertzale. "Les ayudaremos a transitar hacia la política y la democracia, pero no les vamos a permitir que deformen la historia". Tampoco que la literatura "infumable, farragosa y barata del Zutabe" (boletín interno de ETA) descalifique el "salto de gigante" que ha dado el País Vasco gracias al Estatuto de Gernika en 1979, mientras otros jugaban al "todo o nada".

Imaz recetó a su gente "autoestima" y caminar "sin complejos", sobre todo "ante los que se equivocaron entonces" y sólo han traído "tragedia, dolor, sufrimiento y destrucción", en referencia a ETA. El presidente del PNV pidió "tensión intelectual" a los jóvenes de EGI (las juventudes del PNV) que acudieron hace dos semanas a una manifestación con Batasuna de la que se desmarcó el partido, y les pidió que no vayan detrás ni "bailen al son" de la izquierda abertzale.

"Vamos a volver a acertar", les aseguró, en la apuesta actual, que cifró en trabajar decididamente primero por la paz, y después por el asentamiento de la convivencia y "por la cohesión de la nación" a través de un acuerdo que suscite más apoyos que el Estatuto de Gernika: "Ése es", dijo Imaz, "el reto nacional" de este momento.

Juan José Ibarretxe, en el centro, y Josu Jon Imaz, a la derecha, durante la celebración del Aberri Eguna en Bilbao.
Juan José Ibarretxe, en el centro, y Josu Jon Imaz, a la derecha, durante la celebración del Aberri Eguna en Bilbao.REUTERS

Cita aplazada con Otegi

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, proseguirá esta semana su ronda de conversaciones con los partidos, iniciada tras el alto el fuego permanente de ETA. El miércoles, Ibarretxe se reunirá con los dirigentes de Batasuna Arnaldo Otegi y Pernando Barrena. Esta cita fue aplazada debido a la enfermedad y posterior encarcelamiento de Otegi, que permaneció en la prisión madrileña de Soto del Real desde el 29 de marzo hasta el 7 de abril, día en que la abandonó tras pagar una fianza.

Ibarretxe ha mantenido hasta ahora reuniones con los portavoces de EA, PNV, Ezker Batua, PSE y Aralar. El PP declinó la invitación.

En este mismo sentido, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, proseguirá sus entrevistas con los portavoces de los grupos parlamentarios en el palacio de la Moncloa. Mañana recibirá a Josu Erkoreka (PNV), el miércoles se entrevistará con Paulino Rivero (Coalición Canaria) y el jueves recibirá a Gaspar Llamazares (IU-ICV).

Zapatero ya se entrevistó con el líder del PP, Mariano Rajoy, con Ibarretxe, y con los portavoces de CiU, Josep Antoni Duran, y ERC, Joan Puigcercós.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_