Batasuna renuncia a convocar un acto propio y se suma al de Udalbiltza

Batasuna no tuvo ayer convocatoria propia de Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca). La suspensión judicial de los últimos actos de la formación ilegalizada les llevó a no convocar ningún acto. Sus dirigentes se sumaron a la de Udalbiltza (la asamblea de cargos electos de la izquierda abertzale) en Pamplona. Formalmente Batasuna estuvo desaparecida en la 75ª edición del Aberri Eguna. Ésta es la segunda vez, en la etapa democrática, que se celebra sin actividad de ETA. El primero de ellos fue tras la tregua de ETA de 1998.

Con la ausencia de Arnaldo Otegi, algunos de los dirigentes más conocidos de la formación ilegalizada se mezclaron discretamente con el público asistente a las convocatorias de Udalbiltza, la agrupación de cargos municipales nacionalistas nacida del pacto de Estella y de la que se desgajó el PNV, dando cuerpo a su propia asociación.

La capital navarra fue elegida "como capital de toda Euskal Herria" por la organización de la izquierda abertzale, aunque sus convocantes insistieron en precisar que Batasuna "ni convoca ni tiene nada que ver" con estos actos. Por la mañana, en el cine Carlos III y por la tarde en el pabellón Anaitasuna se congregaron varios miles de seguidores de la izquierda abertzale sin que se produjeran incidentes.

El único contenido político, además de los gritos de independencia, se reflejó en la intervención del presidente de Udalbiltza, Loren Arkotxa. En su discurso recogió los compromisos de su formación para trabajar a favor de las "reclamaciones nacionales de Euskal Herria".

Choque de soberanías

Eusko Alkartasuna celebró ayer en Gernika (Vizcaya) el Día de la Patria Vasca. Su presidenta, Begoña Errazti, abogó por la unidad nacionalista tras la desaparición de ETA, para lograr el "derecho a decidir". "Que nadie pueda parar a nuestro pueblo", señaló. Errazti advirtió sobre los que dicen que aún no es tiempo para abordar "la construcción nacional". En este proceso de construcción nacional, vaticinó que los partidos abertzales tendrán "enfrente" al PP y al PSOE, y auguró que habrá "un choque de soberanías".

La máxima representante de Eusko Alkartasuna defendió que el derecho a decidir corresponde al pueblo vasco "y no a La Moncloa, como pretende Zapatero", y, en ese sentido, reivindicó que el voto del Parlamento español no puede "valer más" que el del Parlamento autónomo.

Aralar celebró, por su parte, en Heleta, Francia, el Aberri Eguna. Lo hizo en compañía de otras dos formaciones escindidas de Batasuna por no condenar la violencia, el vasco-francés Abertzaleen Batasuna (AB) y con la formación Zutik. El vicecoordinador de Aralar, Mikel Basabe, reivindicó el reconocimiento de la "nación vasca". Su construcción, dijo, debe hacerse conforme al pronunciamiento mayoritario de la sociedad de cada ámbito administrativo actual (País Vasco francés y español y Navarra).

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de abril de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50