Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteleros, pendientes del tiempo y de las reservas de última hora para llenar en esta Semana Santa

Si hace sol y calor, y las reservas de última hora se animan los hoteleros de Alicante podrán truncar la tendencia descendente que en cuanto a ocupación están arrastrando desde el inicio del año. No obstante, las previsiones no son de llenos absolutos, ni se colgará el cartel de "no quedan habitaciones".

La patronal hotelera Hosbec, que aglutina 50.000 plazas de más de 200 empresas de la zona de Benidorm, calcula que en esta primera quincena del mes de abril la ocupación rondará el 66,8%, después de que en la segunda quincena de marzo alcanzara el 74,2%.

Algo más optimistas son las previsiones que estima la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante (APHA) que cifra en un 70,36% las previsiones de ocupación media en Alicante ciudad durante la Semana Santa, aunque el dato exacto dependerá "en gran medida de la climatología y, sobre todo, de las reservas de última hora", según indicó en un comunicado el gerente de la patronal hotelera, Vicente Marhuenda. Los hoteleros alicantinos reconocieron que cada vez es "más habitual que las estancias en hoteles se planifiquen con menos antelación, una tendencia que dificulta la gestión", aunque Vicente Marhuenda destacó que son "optimistas" porque "al caer la Semana Santa más tarde que el año pasado, hay más posibilidades de que haga buen tiempo" y de que reciban "a más clientes".

Por zonas, las previsiones de esta patronal son de 89,81% en la Playa de San Juan, un 79,64% para El Campello, un 50,79% para Santa Pola y un 24,44% para Elche. Estas cifras son similares a las de marzo de 2005 cuando en Alicante ciudad las reservas de plazas hoteleras se situaron en un 70,10%.

El sector hotelero no oculta cierta preocupación por la evolución descendente de la ocupación durante los últimos meses. El presidente de Hosbec, Pere Joan Devesa, alertaba del fin la "desestacionalización" por la que tanto había luchado el sector durante los últimos años y anunciaba un esfuerzo mayor en promoción para este verano.

El mes de enero se cerró en Benidorm con una ocupación media del 61,6%, lo que significa 8,7 puntos menos que el año anterior, en febrero el descenso fue de 8,4 puntos, al alcanzar un 66,3%, y en la primera quincena de marzo cayó casi 12 puntos. El descenso de visitantes se aprecia en el aeropuerto de L'Altet, que en sólo dos meses perdió 30.000 pasajeros. El grueso de la caída corresponde al descenso de visitantes nacionales y británicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de abril de 2006