Los socialistas parten con ligera ventaja en las elecciones de hoy en Hungría

Hungría celebra hoy la primera vuelta de las quintas elecciones parlamentarias desde la caída del telón de acero en 1989. Se espera que más del 80% de los escaños se repartan entre los partidos rivales de Ferenc Gyurcsány, actual primer ministro socialista, y Viktor Orbán, presidente del conservador Fidesz y líder de la oposición. Según las últimas encuestas, el partido socialista (MSZP) alcanzaría una ajustada victoria frente a su rival. Si finalmente Orbán logra la mayoría de los votos, sería el primer ex jefe de Gobierno reelegido, ya que en 1998 y 2002 dirigió los gabinetes conservadores.

Durante la campaña electoral, que duró más de tres meses, los dos partidos intentaron conseguir apoyo prometiendo rebajas fiscales, una ampliación de la Seguridad Social y otros programas, que si se cumplen podrían aumentar todavía más el galopante déficit público de Hungría, que actualmente se sitúa en el 6,1% del producto interior bruto (PIB). Por ello, no se habló mucho de la introducción del euro en 2010, ya que, según los analistas, después de las elecciones el país tendría que iniciar una política fiscal muy restrictiva para cumplir el requisito del 3% del PIB. Hungría ingresó en la Unión Europea en mayo de 2004.

El MSZP centró su campaña en la modernización del país, desde la construcción de autopistas a la enseñanza y a programas "dirigidos hacia el futuro". El discurso de los conservadores, que se basa en el proteccionismo económico, subrayó la importancia del pleno empleo y de la revisión de las privatizaciones, y prometió "defender el mercado magiar frente a los extranjeros", para que los húngaros "no sean los tontos de Europa".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS