Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meadows asegura que es necesario aumentar el precio de la energía para equilibrar la demanda y los recursos

Dennis Meadows, autor del libro Los límites del crecimiento que en 1972 convulsionó el pensamiento económico al defender la necesidad del crecimiento cero, defendió ayer en Valencia la necesidad de incrementar el precio de la energía sin más dilaciones y eliminar las subvenciones. Meadows, que ayer presentó en el Museu de les Ciències la tercera edición de su conocida obra revisada y actualizada, vaticinó que si los Estados no suben el precio de la energía para frenar el consumo desmesurado en un plazo de 15 años estaremos ante una crisis de gran importancia.

El científico y miembro del Club de Roma, que ayer participó en la Conferencia de las Asociaciones Nacionales Europeas del citado grupo, advirtió de que los primeros síntomas de la crisis de crecimiento ya son visibles. Meadows reconoció que las sociedades industriales mantienen las mismas políticas de crecimiento que ya denunció en 1972 y que si estas no se cambian a corto plazo podemos enfrentarnos a una grave crisis.

"Ya no hablamos de un futuro lejano. Las posibilidades [de rectificar] son menores que si hubiésemos empezado hace 30 años. Algunas crisis ya se han iniciado, como el cambio climático", sentenció Meadows, que ayer estuvo acompañado por Ricardo Díez Hochleitner, presidente de honor del Capitulo Español del Club de Roma, y el consejero de Territorio y representante del grupo valenciano del Club de Roma, Rafael Blasco.

El escritor y científico argumentó que hay dos clases de problemas. Unos de carácter universal, que se pueden resolver en lo local, como la depuración de acuíferos, la limpieza del aire en una ciudad o la regeneración de una plana. Estos problemas permiten una respuesta rápida y soluciones que nos inyectan de optimismo para afrontar otras dificultades. La otra clase de problemas son los de carácter global que sólo tienen solución a nivel mundial.

Para Meadows, si los gobiernos y los políticos no dejan de pensar sólo en el resultado de las próximas elecciones la humanidad camina hacia la catástrofe, ya que se requieren soluciones impopulares para garantizar el equilibrio entre la demanda y los recursos naturales. El autor de Los límites del crecimiento ironizó con el hecho de que sus teorías sigan siendo minoritarias y haya quien intente descalificarlo como utópico, loco o comunista. "Habrá un 5% de personas que creen que estoy abordando el problema de una manera correcta", prosiguió Meadows, "y ya se sabe que todas las revoluciones han empezado con un pequeño grupo de personas". Meadows, que pronunció una conferencia sobre los efectos del cambio climático y el agotamiento del petróleo en la Unión Europea ampliada, también se manifestó sobre la revolución digital. El científico advirtió de que tanto empresas como gobiernos venden sólo los aspectos positivos de la revolución que suponen las nuevas tecnologías pero olvidan que está tecnología abre la brecha entre ricos y pobres, genera un nuevo tipo de residuos tóxicos y abre la posibilidad de interactuar con personas a las que no se verá nunca. Elemento, según Meadows, que obliga a cambiar el concepto de responsabilidad civil.

Meadows coincidió con el presidente de honor del Capítulo Español del Club de Roma, Ricardo Díez Hochleitner, en la importancia de los medios de comunicación y los educadores para transmitir nuevos valores sociales que permitan un crecimiento sostenible de las sociedades. Por su parte, el consejero de Territorio, Rafael Blasco, recalcó la importancia de la conferencia de las asociaciones europeas del Club de Roma que se celebra hasta el próximo lunes en Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de abril de 2006