_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Gigantes y enanos

Nací en Angola, tengo nacionalidad portuguesa, fui corresponsal en España, he pasado gran parte de mi vida en África y Portugal y vivo actualmente en México. Son datos que le aportan alguna consistencia reflexiva a lo que sigue.

Tenía yo mis 20 años cuando, con toda la generosidad que hermoseaba y completaba el arco de oro de su talento, el profesor Gregorio Marañón aceptó que yo lo entrevistara. Era la primavera de 1956 y el gran Marañón me recibió en la biblioteca de su casa de la Castellana. Una plática memorable, para mí, la que hemos tenido. Al maestro de tantas disciplinas le pregunté, entre otros temas, sobre El Greco, Unamuno, Sartre, Andalucía y... la situación de la mujer en el mundo. "Es un problema crucial, pero apenas escucho crujidos y en penumbra", me dijo Gregorio Marañón, el gigante intelectual que antes había conocido el exilio.

Lo dicho por tan relevante y decisiva figura del pensamiento hispánico apacigua y recompensa, simbólicamente, la justa indignación de Rosa Delia Blanco Terán (he leído su artículo en EL PAÍS de 20 de marzo de 2006). Con sólo meditar sobre lo que hace la "distancia" ciclópea entre gigantes y enanos, uno se tranquiliza. No pasa nada. Las mujeres ahí están para intervenir y hacer cambiar al ominoso statu quo del retraso mental.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_