Harrison Ford presenta su película 'Firewall' en Barcelona

El director, Richard Loncraine, y el actor Paul Bettany le acompañaron en la alfombra roja

El actor estadounidense Harrison Ford, de 63 años, asistió anoche en Barcelona a la première europea de su última película, Firewall en medio de la curiosidad de numerosos fans. Le acompañaron en la lujosa alfombra roja frente al histórico cine Coliseum Richard Loncraine, director del filme, y el actor Paul Bettany -el compañero imaginario de Russell Crowe en Una mente maravillosa-, que da la réplica a Ford en Firewall, donde éste interpreta al jefe de seguridad informática de un importante banco de Seattle, en su vida privada un tranquilo padre de familia, víctima de una violenta banda de hackers, que le hace chantaje para atracar la entidad financiera.

Harrison Ford llegó al aeropuerto de El Prat de Llobregat el domingo por la mañana sin su actual compañera sentimental, la actriz Calista Flockhart, de 41 años, la popular Ally McBeal televisiva, con la que acaba de compartir unos días de asueto en las playas de Hawai. Desde el aeropuerto, se dirigió al Hotel Arts, situado frente al mar, en la zona del puerto Olímpico, en el que se aloja y donde estos días atiende a la prensa europea acreditada para cubrir informativamente el preestreno de Firewall, producción que llega a las pantallas de cine españolas el próximo viernes.

El actor, que ya prepara su interpretación en la cuarta entrega de Indiana Jones, con dirección de Steven Spielberg y guión de George Lucas, influyó para que fuera precisamente Barcelona la ciudad elegida para presentar oficialmente Firewall al público europeo. Fuentes de Warner, distribuidora del filme, explicaron ayer que la capital catalana es una de las ciudades favoritas de Ford en el mundo. El actor vivió en un cómodo apartamento en Barcelona durante unas semanas, en el otoño de 2004, mientras Calista Flockhart rodaba en sus inmediaciones el largometraje de terror Frágiles, a las órdenes del director catalán Jaume Balagueró. En esos días, se le vio pasear a menudo por las calles del centro -junto a su compañera y al hijo adoptivo de ésta, Liam, que en la actualidad tiene cinco años-, cubierto con la típica gorra de béisbol y pantalones tejanos. Incluso los tres disfrutaron, como una familia anónima, de las fiestas de la Mercè.

El gran recuerdo que Ford conserva de la ciudad ha pesado a la hora de querer regresar, aunque ahora haya viajado sin su familia. Esta vez, sin embargo, el impresionante programa de trabajo -con decenas de ruedas de entrevistas de 20 minutos, una detrás de otra- que le ha preparado la distribuidora de Firewall, le ha dejado poco tiempo para el solaz.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 20 de marzo de 2006.