Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves y Monteseirín admiten 'errores' anteriores al plan

Los representantes de las tres administraciones (Gobierno, Junta y Ayuntamiento) inauguraron ayer el plan integral del Polígono Sur ante la presencia de los vecinos del distrito. Poco antes de su intervención, varias asociaciones elevaron sus quejas a los tres organismos, aunque también felicitaron y agradecieron las últimas iniciativas.

La demanda más insistente fue la que se hizo al alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, con respecto a la llegada de los antiguos inquilinos del asentamiento chabolista de Los Bermejales que, desde el año pasado, están instalados en el distrito y han creado conflictos de convivencia entre los vecinos. El alcalde, en su intervención, admitió abiertamente su culpa, aunque alegó que es difícil, en ocasiones, tomar medidas que no entran dentro de lo estipulado en las normas administrativas. "Admito que el gravísimo error que cometimos con el asunto de Los Bermejales está añadiendo leña al fuego a la situación", dijo el alcalde, que también confesó haberse sentido solo ante este problema y se comprometió a ponerse "a las órdenes" del Comisionado, Jesús Maeztu.

El delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, acogió las peticiones de los portavoces vecinales sobre seguridad y prometió que se darían "iguales oportunidades" a los vecinos del Polígono Sur que al resto de sevillanos; "a partir de ahí el destino está en sus manos" advirtió el delegado.

Unión contra el fracaso

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, quien también destacó el "fracaso" de los anteriores programas en la zona, reconoció que los vecinos les habían dado a las administraciones "un buen repaso" con sus reivindicaciones. "¿Cómo es posible que durante tantos años hayamos cometido tantos errores para llegar a esta situación?", se preguntó el presidente, quien también se mostró moderadamente optimista con el plan. "Nada nos garantiza que en esta ocasión vayamos a tener éxito, pero con el modelo participativo que se ha creado y partiendo con bases más lúcidas y realistas, podrá ser".

Todo ello, contará con la financiación de todas las administraciones que, anualmente, revisarán la labor realizada. A finales de este mes se aprobarán los presupuestos de 2006, que áun no están fijados.

Los vecinos del barrio, muchos de ellos organizados en la Plataforma Nosotros También Somos Sevilla, ven con esperanza la mejora del barrio, pero critican carencias: "No vemos que el problema de la pobreza sea el eje central, ni que Sevilla necesite al Polígono Sur, ni que la tarea de educar a los vecinos esté prevista, ni que el autobús pase por aquí, ni que la impunidad en las calles desaparezca. Hay que tomar medidas inmediatas", se quejaba ante las administraciones Alfonso Alcalde, portavoz de la plataforma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de marzo de 2006