Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Una sentencia discutible

Una vez más, nuestro compañero Tomás Vives Antón (catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Valencia, ex magistrado del Tribunal Constitucional) vuelve a darnos un ejemplo de jurista cabal, comprometido y valiente. Una vez más, ha sido él quien, con su artículo del pasado sábado 11 en su periódico (Una sentencia discutible), ha dado un paso al frente, para decir en voz alta a nuestros conciudadanos legos en Derecho lo que gran parte de los juristas y penalistas españoles pensamos: que la reciente decisión del Tribunal Supremo en materia de aplicación de beneficios penitenciarios a presos con múltiples condenas de larga duración (no sólo terroristas) no es una victoria, sino una terrible derrota de todos nosotros.

Una derrota del respeto a la Constitución, a la ley y a los derechos fundamentales; y una derrota con graves consecuencias, además, para el futuro de nuestro sistema penal y penitenciario. Que la justicia no debería entender de sentimientos (comprensibles, por lo demás), de oportunidades políticas ni de presión de los medios de comunicación, parece cosa evidente. Por eso, nuestro Tribunal Supremo se ha equivocado (y, con él, todos los ciudadanos de este Estado español) cuando ha puesto todas esas cosas por delante del respeto a la ley y al Derecho. Y por todo ello, nuestro Estado de derecho es hoy un poco más débil y se halla un poco más en peligro que antes de dicha decisión. Yo, hoy, con esta carta, sólo deseo manifestar mi adhesión a todas y cada una de las afirmaciones del artículo de Tomás Vives e informar a los ciudadanos de que no es él solo quien así piensa, sino que somos muchísimos los juristas que creemos lo mismo y que, por ello, compartimos su rechazo a esta sentencia y su sentimiento de tristeza por haber tenido que contemplar inermes una decisión tan errónea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de marzo de 2006