Iñaki Gabilondo conversa con cuatro víctimas del atentado del 11-M

El periodista debuta con una entrevista coral en 'Cuatro x Cuatro', el nuevo formato de Cuatro

Dos años después de la masacre terrorista del 11 de marzo en Madrid, Iñaki Gabilondo se acercará hoy en directo, dentro del programa Cuatro x Cuatro (Cuatro, 21.55), a víctimas del sangriento atentado. A lo largo de una hora, el director y presentador de Noticias Cuatro (20.57) conversará a fondo con personas que sufrieron en carne propia las consecuencias de las bombas depositadas en los trenes que estallaron aquella aciaga jornada.

Las víctimas del 11-M protagonizarán la primera entrevista de Gabilondo en Cuatro x Cuatro. Esta noche, en directo, en el plató del espacio estarán presentes dos supervivientes de la tragedia, Antonio Miguel Utrera y Euclides Antonio Ríos; así como Jesús Abril, padre de uno de los fallecidos, Óscar Abril Alegre, y Ana Isabel Hidalgo, novia de otra de las víctimas, Rodolfo Benito Samaniego. Todos ellos ofrecerán sus testimonios e impresiones de primera mano sobre el drama que se vivió en Madrid hace dos años, en una fecha que se ha convertido en referencia europea del rechazo al terrorismo, y que se saldó con 192 muertos y 1.600 heridos.

Para su debut en Cuatro x Cuatro, Gabilondo ha buscado como invitados a un grupo de "personas extraordinarias con las que sostener una conversación en profundidad", tal como explicó el día de la presentación del espacio. Las secuelas de las bombas, tanto físicas como psicológicas; el calvario administrativo que han tenido que pasar los supervivientes y los familiares de las víctimas mortales, y la politización de las asociaciones que agrupan a los afectados son algunos de los asuntos que se abordarán en esta entrevista coral cuyo objetivo es proporcionar un punto de vista más humano y una perspectiva más cercana de cómo se vivió aquel suceso.

Recientemente, la novia de Rodolfo Benito, junto con algunos familiares, compañeros y amigos, ha creado una fundación que lleva su nombre y cuyo objetivo es premiar los proyectos de jóvenes investigadores como era Rodolfo, un ingeniero industrial de 27 años. Es una forma de poner en positivo las consecuencias del atentado. La fundación también ha nacido para mantener vivo el recuerdo de las personas que sufrieron el brutal atentado en las estaciones de Renfe de Madrid en marzo de 2004. Otro de sus objetivos será organizar actos en homenaje y reconocimiento a las víctimas y contribuir a extender su memoria, así como los valores de paz, libertad y democracia.

Óscar Abril, de 19 años, estudiante de Educación Física, acudía aquella mañana a la Universidad Complutense con su novia, Jana. Ella resultó herida, aunque salvó la vida. Camino de la universidad también iba Antonio Miguel Utrera, de 18 años, a quien las explosiones provocaron graves lesiones internas y la parálisis de medio cuerpo. Euclides Antonio Ríos, inmigrante colombiano de 50 años, acababa de llegar a Madrid para trabajar en la construcción. Ese día, a pesar de las heridas, acudió a trabajar.

Cada semana, los espectadores encontrarán en Cuatro x Cuatro la cita semanal de la cadena generalista "con cuatro géneros clásicos de la información en televisión", en palabras de José María Izquierdo, director de Informativos de Sogecable, un

formato para el escrutinio sereno de los asuntos que más interesan. Además de ofrecer una visión más enriquecedora de la aldea global, en la que será posible descubrir detalles que habitualmente pasan desapercibidos. De esta forma, Cuatro contribuye a que se formen una idea mucho más completa de lo que pasa.

El programa tiene cuatro ejes bien definidos que constituyen otras tantas formas de enfocar esa actualidad: una entrevista a cargo de Iñaki Gabilondo, un reportaje de investigación de la mano de Jon Sistiaga, un debate moderado por Carles Francino y una mirada femenina sobre temas de actualidad por parte de Àngels Barceló.

Cuatro x Cuatro se estrenó el miércoles pasado con Al Qaeda en la Red, un reportaje realizado por Jon Sistiaga que mostraba el uso de Internet como escuela virtual del terror islámico. El periodista se sumergió en los foros restringidos de Internet, en los que los partidarios de la yihad violenta intercambian datos, vídeos y enseñan a los acólitos a instruirse en la fabricación de explosivos, el degollamiento de rehenes o sobre qué fallos cometieron los autores del 11-M para no repetirlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de marzo de 2006.