Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lamy pide a los grandes bloques de la OMC propuestas para la liberalización del comercio internacional

El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Pascal Lamy, pidió ayer en Madrid a los grandes bloques que negocian la liberalización del comercio mundial que pongan "números" concretos sobre la mesa durante el encuentro que mantendrán el próximo fin de semana en Londres. El denominado G-6, compuesto por la Unión Europea (UE), EE UU, Brasil, India, Japón y Australia, se reunirá en la capital británica, en un intento de "acortar las diferencias" entre sus posiciones.

Lamy pasó ayer por Madrid para transmitir a las autoridades españolas la urgencia que existe en cerrar las negociaciones de la ronda de liberalización del comercio mundial lanzada en Doha en 2001, cuyo plazo original expiró a finales de 2004. El ex comisario europeo de Comercio Exterior se reunió con los ministros de Economía, Industria y Asuntos Exteriores, así como con José Luis Rodríguez Zapatero y el rey Juan Carlos.

Lamy calificó el resultado de la reunión ministerial que la OMC celebrara el pasado diciembre en Hong Kong de "modesto éxito", aunque reconoció que entonces no se afrontaron las cuestiones "fundamentales". En Hong Kong se llegó al compromiso de eliminar las subvenciones agrícolas en 2013. El próximo abril, los 148 países de la OMC deberán haber acordado las modalidades de negociación concretas para la apertura del comercio, tanto de productos agrícolas como no agrícolas.

Según Lamy, el éxito depende "de los tres vértices de un triángulo". En uno de ellos, la UE debe mejorar su propuesta de reducción de aranceles agrarios. En su opinión, la Política Agraria Común (PAC) ofrece "margen de maniobra", pero persisten problemas de "volumen" o "táctica". EE UU, en otro vértice, debe aún dar un paso en la reducción de sus subsidios agrícolas. El G-20 (grupo de países en desarrollo con Brasil, China, India y Suráfrica a la cabeza) es el tercer bloque negociador. En este caso, deben ofrecer una mayor reducción de los aranceles que imponen a la importación de productos industriales, estos últimos equivalentes al 80% del comercio mundial. "Las propuestas que han puesto sobre la mesa la UE, EE UU y el G-20 carece de la proporción adecuada", dijo Lamy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 2006